EFE.- El salario y las condiciones laborales de las enfermeras en el mundo no animan a permanecer en la profesión, sobre todo tras la pandemia, por lo que el Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) pidió hoy a los gobiernos mejoras que aseguren que haya suficiente personal en el futuro.

“Ser una enfermera es el trabajo más gratificante del mundo, pero las enfermeras también necesitan pagar sus facturas y alimentar y apoyar a sus familias, por lo que instamos a los gobiernos a que inviertan en su salario y educación para ahora y para el futuro”, dijo la presidenta del CIE, Annette Kennedy.

El CIE calcula que en la próxima década habrá un déficit de diez millones de enfermeras y enfermeros, por lo que considera esencial educar a nuevas generaciones de estos profesionales y retener a los que ya trabajan en este área con buenos salarios y condiciones laborales adecuadas.

En España hay seis enfermeras por cada 1,000 habitantes (uno de los ratios más bajos en Europa), afirmó el vicesecretario general del CIE, José Luis Cobos Serrano, en una rueda de prensa para la prensa acreditada ante la ONU en Ginebra.

Leer: Ya son más de 600 enfermeras fallecidas por COVID-19 a nivel mundial

“Necesitamos más enfermeras”, afirmó Cobos, quien recordó a los 130,000 sanitarios infectados por el COVID-19 en España y a las doce enfermeras que murieron durante la pandemia a causa del virus.

En algunos países la pandemia por COVID-19 retrasó la finalización de las carreras de muchos estudiantes de enfermería, lo que ha ralentizado la incorporación de nuevos profesionales entre seis y doce meses.

Como aspecto positivo, el CIE resaltó que la profesión ha ganado mucho respeto durante la pandemia, lo que ha generado un mayor interés por la enfermería, sobre todo en países con altos ingresos.

Sin embargo, las enfermeras tienen jornadas largas y estresantes que están impactando en su salud mental y provocando que algunas se planteen dejar la profesión, lo que de cierto modo echa para atrás a potenciales estudiantes de enfermería.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

El director del CIE, Howard Catton, explicó que es importante comparar la enfermería con profesiones donde hay más hombres para entender que disparidades de género están detrás del hecho de que las enfermeras gocen de reconocimiento social, pero no económico.

El  salario de un conductor de metro de Londres es más alto que el de una enfermera jefe, puso como ejemplo Catton.

Las condiciones laborales adecuadas para estos profesionales están recogidas en la convención de enfermería de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que solo han firmado 40 países.

“Hay un abismo entre la retórica de los gobiernos sobre el valor de las enfermeras y sus respuestas prácticas a los desafíos que las enfermeras tienen que afrontar cada día”, concluyó. 

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook