EFE.- Al menos diez colegios privados y cinco universidades suspendieron sus clases presenciales este viernes en Nicaragua, ante aparentes casos de COVID-19 en sus recintos, en tanto el Gobierno exhortó a los nicaragüenses a mantener las medidas de precaución frente a esa enfermedad.

Los colegios y universidades que tomaron la decisión, en su mayoría de Managua, enviaron a sus alumnos a recibir clases en línea por al menos una semana.

Hasta ahora, el Ministerio de Salud no ha suspendido las clases en ninguna de las más de 10,000 escuelas estatales de educación primaria o secundaria, aunque la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, instó en la víspera a seguirse cuidando y aplicar las recomendaciones para prevenir la enfermedad.

“Debemos ser responsables, cada uno es centinela de su salud y la de su familia”, señaló Murillo.

Le puede interesar: Nicaragua: Observatorio hace un llamado “urgente” por aumento de covid

El cierre temporal de los centros de estudios ocurre en medio de advertencias del Comité Científico Multidisciplinario (CCM) y del Observatorio Ciudadano COVID-19, ambos independientes, sobre un aparente incremento de la enfermedad luego de las vacaciones de Semana Santa.

El observatorio, integrado por una red de médicos y voluntarios de toda Nicaragua, ha reportado 347 casos sospechosos de coronavirus tras el periodo de la Semana Santa luego de haber registrado 34 en las fechas anteriores a la Semana Mayor.

MAESTROS ATEMORIZADOS

La secretaria general de la Unidad Sindical Magisterial, Lesbia Rodríguez, dijo a EFE que el gremio del sector estatal, compuesto por más de 45,000 maestros, tiene temor de continuar asistiendo a las escuelas.

“La mayoría de centros privados está cerrando y volviendo a las clases en línea. A pesar de que en las escuelas públicas está pasando lo mismo que en las privadas con el COVID-19, el Gobierno se hace el ignorante. Los maestros tienen temor de ir a las escuelas, y más cuando les prohíben que hablen de lo que está pasando”, afirmó Rodríguez.

Aunque este año el Ministerio de Educación acepta que los maestros contagiados se ausenten de las escuelas, según Rodríguez, la medida no es suficiente, pues ya se ha registrado la muerte de 3 profesores a causa de la enfermedad, la más reciente en medio del aparente rebrote, aunque se trataba de una docente jubilada que trabajaba en el bar de una escuela en Managua.

En la presente semana el gremio magisterial reportó incrementos de casos de maestros con el virus en escuelas del Caribe sur, del norte y Pacífico de Nicaragua.

Leer: EU desaconseja viajar a Nicaragua por el COVID-19 y la inseguridad

Hasta ahora no se conocen datos sobre estudiantes contagiados, aunque el CCM ha insistido en que la curva de contagios de personas menores de 50 años se ha incrementado.

Desde que la pandemia alcanzó Nicaragua, al menos 53 maestros han muerto por la enfermedad, según la Unidad Sindical Magisterial, un dato que no puede ser comprobado con las autoridades, ya que estas únicamente reportan el dato general de muertos y casos confirmados cada semana.

Según el Gobierno, la pandemia ha dejado 182 muertos y 6.918 casos confirmados.

No obstante, el Observatorio reporta 3,055 fallecimientos por neumonía y otros síntomas de COVID-19, y 13,806 casos sospechosos.

El CCM elaboró un estudio de exceso de mortalidad con datos hasta agosto pasado, cuando el Gobierno dejó de divulgar los registros de salud pública, y determinó que el COVID-19 dejó entre 7,600 y 8,500 muertos hasta ese mes. 

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter