Reuters.- Los flujos netos extranjeros hacia carteras de renta variable y deuda de los mercados emergentes aumentaron en abril por una menor volatilidad de las divisas, y las entradas a las acciones chinas representaron una gran parte del total, mostraron el lunes los datos del Instituto de Finanzas Internacionales (IFF).

Los flujos netos estimados de 45,500 millones de dólares en abril fueron la cifra mensual más alta desde enero y se comparan con las entradas netas revisadas a la baja de 9,800 millones de dólares en marzo. La cifra de abril de 2020 había sido de 6,600 millones de dólares.

China se llevó el 95% de los flujos netos hacia la renta variable el mes pasado, con 13,500 millones de dólares de un total de 14,200 millones. En deuda, sin embargo, los flujos hacia la deuda china fueron de 4,800 millones de dólares en abril, los más bajos desde las salidas de 11,600 millones de dólares en abril del año pasado.

Le puede interesar: China lanzará campaña de un mes durante mayo para impulsar el consumo

Los flujos no chinos hacia la deuda de los mercados emergentes alcanzaron los 26,400 millones de dólares, la cifra más alta desde noviembre.

“El rendimiento real de los mercados emergentes parece estar provocando que los acreedores se aventuren en el extranjero en busca de mayores rendimientos ajustados a la inflación”, dijo en una nota Jonathan Fortun, economista de IIF.

La división geográfica de los datos muestra cifras positivas en todos los ámbitos. Los mejores resultados fueron los de Asia, con entradas de deuda por valor de 15,200 millones de dólares, y los de la renta variable, con 5,600 millones de dólares. Las entradas en América Latina fueron de 5,500 millones de dólares en acciones y 7,800 millones en instrumentos de deuda, según los datos. 

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter