Por La Tribuna

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) analizan una emisión global de los Derechos Especiales de Giro (DEG) como un alivio poco tradicional, pero idóneo en este momento para reactivar las economías afectadas por la pandemia de la COVID-19.

Fue parte del debate en las Reuniones de Primavera en Washington el mes anterior, donde se planteó una emisión de 650 mil millones para todos los países miembros, de estos, 51 mil millones le tocarían a América Latina.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

La Red Latinoamericana por Justicia Fiscal (Latindadd) que aglutina a más de 21 organizaciones, propone que sean tres billones de dólares para aumentar el apoyo a los países de la región que están sobre endeudados, con altos déficits fiscales y con problemas de acceso a las vacunas contra el coronavirus.

De acuerdo a Latindadd, de aprobarse la emisión actual de DEG en base a 650 mil millones, Honduras accedería a más de 344.5 millones de dólares y de pasar a tres billones, se ampliaría el fondo al país por medios de los DEG.

ES VITAL LA FUERZA DE LOS ESTADOS

Así lo establece en el documento “La alternativa para financiar la salida de la crisis en América Latina: los Derechos Especiales de Giro (DEG)”. “La COVID-19 ha obligado a los países a adoptar medidas audaces para enfrentar el colapso simultáneo de los agentes del mercado en la oferta y la demanda”.

“Una vez más, -añade- se ha demostrado que la única fuerza capaz de hacerlo es la masiva y oportuna intervención del Estado”. Pero esto ha funcionado solo en los países que disponen de enormes recursos públicos, acceso oportuno al capital o poderosas bancas centrales que financian el gasto público con emisión”.

Pero “el resto de los países han caído en recesiones profundas, con un costo social alto en muertes provocadas por la pandemia, cierre de empresas, pérdida de empleos y consecuentemente aumento de la pobreza y la desigualdad”.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Los DEG son una mejor opción ante otras iniciativas como la suspensión del servicio de la deuda del G-20, pero que no abarca a la mayoría de los países de América Latina, considerados de ingreso medio.

Tampoco hay acceso a crédito concesional ni a cooperación para el desarrollo, sobre todo, porque varias economías ya son parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que los deja sin acceso a recibir este tipo de apoyo, concluye.

El documento fue preparado por los expertos de Latindadd; Patricia Miranda, Carlos Bedoya, Mario Valencia, Verónica Serafini, James Mencía y Carola Mejía con apoyo de Open Society Fundation.

*En alianza con La Tribuna