El Instituto Nacional de Estadística de Honduras (INE) reveló que la tasa de desempleo para las mujeres es de 13.7%. En el Distrito Central la tasa es de 14.7%, mientras que en San pedro Sula es de 16.5%. En tanto en el dominio rural la tasa de desempleo de mujeres es de 13 por ciento.

La Encuesta Telefónica 2020 evidenció que en Honduras las mujeres constituyen el 52% de la población total, lo que en términos absolutos representan 4, 867,746 personas, de las cuales, el 56.3% se concentran en el área urbana y el 43.7% en el área rural.

De las 3, 735,733 mujeres que forman la Población en Edad de Trabajar, 1,785, 563 están económicamente activas. La tasa de participación femenina por rango de edad muestra que es mayor entre las edades de 25 a 29, siendo de 62.8 por ciento.

La Tasa de Participación femenina es de 47.8%. Por área geográfica se observa que dicha tasa en el área urbana es de 51.9 % y en el área rural de 42.3 por ciento.

Otro dato que arrojó la Encuesta Telefónica 2020 es que el 45% de las mujeres en Honduras trabajan por cuenta propia, el 46.6% son asalariadas y el 8.27% no declaran ingresos. En el sector privado se concentra el 82.3% de las mujeres asalariadas, el 12.6% en el público y el 5.1% doméstico.

Leer también: La pandemia ha aumentado el desempleo femenino en Honduras

Desde el año pasado, el Banco Mundial alertó que un alto porcentaje de empleos informales y la baja participación de las mujeres caracterizan al mercado laboral en Honduras. Por lo que para el país continúa siendo un desafío mejorar la competitividad y promover inversiones que puedan generar más empleos de calidad para las y los jóvenes.

Limitantes para la participación de las mujeres en el mercado laboral

El estudio Diagnóstico del Trabajo publicado por el Banco Mundial en 2020 dio a conocer que 47% de las mujeres en edad de trabajar tiene un empleo, mientras que 85 % de los hombres trabaja. Además, 88 % de las personas que no estudian, ni se entrenan ni trabajan son mujeres.

“La escasez de trabajos de mejor calidad es señalada como una limitante importante para la participación de las mujeres. Aparentemente, los hombres son más proclives a aceptar los trabajos disponibles, mientras que muchas mujeres prefieren esperar para conseguir un trabajo de mejor calidad”, menciona el reporte.

Ente las limitantes que desincentivan a las mujeres a entrar al mercado laboral, el Banco Mundial identificó el cuidado de los niños, la persistencia de normas sociales sobre tareas domésticas no remuneradas, la exposición a violencia en sus traslados al trabajo y prácticas discriminatorias en los lugares de empleo.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook