EFE.- La Organización Panamericana de la Salud (OPS) donó este miércoles más de medio millón de jeringas a Nicaragua, para que sean utilizadas en la inmunización contra la pandemia de el COVID-19.

La OPS entregó un total de 560,000 jeringas y 5,600 cajas de seguridad a las autoridades sanitarias de Nicaragua, que se complementarán con las vacunas contra el COVID-19 en la jornada de inmunización, según informó el secretario general del Ministerio de Salud, Carlos Sáenz, a través de medios del Gobierno.

Hasta ahora Nicaragua, uno de los países que según la OPS podrían ser más golpeados por la falta de oferta de vacunas debido a la crisis en la India, tiene garantizadas 405,000 dosis de vacunas contra el COVID-19, incluyendo las 70,000 Sputnik V, de fabricación rusa, recibidas el martes en Managua.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

Las autoridades nicaragüenses ya habían aplicado una cantidad no rebelada de Sputnik V donadas por Rusia, en marzo pasado, y ese mismo mes inició la aplicación de vacunas Covishield de AstraZeneca, obsequiadas por la India y por el mecanismo Covax, a través del cual los países desarrollados brindan medicamentos a las naciones pobres.

Las jeringas también llegaron a Nicaragua a través del mecanismo Covax, una donación valorada en 61,000 dólares, según la información oficial.

El aporte de Covax llega en un momento en que el Comité Científico Multidisciplinario, compuesto por médicos y expertos en otras ciencias, ha advertido de una nueva ola de COVID-19, sobre la que las autoridades guardan silencio.

Hasta ahora el Gobierno de Nicaragua ha reportado 183 muertos y 7,009 casos confirmados de COVID-19, datos que no son admitidos por el gremio médico del país.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Los médicos sí reconocen las cifras del independiente Observatorio Ciudadano Covid-19, que ha informado de 3,101 fallecidos por neumonía y otros síntomas relacionados con la pandemia, así como 14,170 contagios sospechosos.

Al igual que la Organización Mundial de la Salud (OMS), la OPS ha expresado en más de una ocasión su preocupación por el manejo de la pandemia en Nicaragua, ya que las autoridades se caracterizan por promover aglomeraciones o brindar escasa y confusa información sobre el COVID-19.