EFE.- El envío de remesas familiares de los emigrantes guatemaltecos, en su mayoría los radicados en Estados Unidos, creció un 41.7% en los primeros 4 meses de 2021 en relación al mismo periodo de 2020, informó este viernes el Banco de Guatemala.

Los datos divulgados por la banca central señalan que solo durante abril se enviaron al país centroamericano 1,231 millones de dólares, la segunda cifra más alta del año después de los 1,285 millones recibidos en marzo pasado.

Según la institución, las divisas recibidas en abril fueron superiores en 540.9 millones de dólares, es decir un 78.3%, a los 690.8 millones de dólares que Guatemala recibió en el mismo mes de 2020.

Entre enero y abril pasado, los emigrantes enviaron al país en remesas familiares 4,366.7 millones de dólares, lo que representó un incremento de 41.7% respecto a los 3,079.8 millones de dólares recibidos en los primeros 4 meses de 2020.

Leer también: “Debe mejorar el clima empresarial”: La lista de recomendaciones del FMI para Guatemala

El envío de remesas de los emigrantes guatemaltecos ha impuesto récord todos los años desde que se llevan registros y el dinero es, junto a las exportaciones, la principal fuente de la economía del país.

En 2020, pese a la pandemia, Guatemala cerró con 11,340.4 millones de dólares enviados desde el exterior, lo que representó un nuevo récord al superar los 10,508.3 millones de 2019.

Según las autoridades de la banca central, el año pasado las remesas representaron un 14.6% del producto interno bruto (PIB).

Los recursos que envían los emigrantes sirven para la supervivencia de más de 6 millones de los 16 millones de habitantes que tiene Guatemala, el 37.5% del total de la población.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Para 2021, las autoridades monetarias prevén un ingreso de remesas familiares por arriba de los 12,400 millones de dólares.

En el extranjero viven más de 3 millones de guatemaltecos, la mayoría de ellos en Estados Unidos, según el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Los guatemaltecos se han visto obligados en las últimas décadas a migrar con el fin de mejorar sus condiciones de vida y la de sus familiares en el país, donde el 59% de la población vive bajo la línea de la pobreza y el 50% de los niños sufre algún grado de desnutrición.