Por Taisha Landeros

Moovin, una empresa de paquetería costarricense, cayó en las redes de la pandemia y se enfrentó a todo tipo de desafíos. Pese a la crisis desatada por el COVID-19, la plataforma de mensajería vislumbró esto como una oportunidad de crecimiento y transformó su sistema en uno mucho más eficiente.

El presidente y fundador de Moovin, Javier Núñez Salas, explica que la pandemia puso de manifiesto la necesidad de innovar procesos, reevaluar flujos y desarrollar un modelo de negocio más flexible para mantener una demanda paulatina sin perder de vista la experiencia al cliente.

“Se disparó el número de servicios tanto en exprés como en ruta. Sufrimos, porque la demanda fue impresionante, pero reforzamos todos los equipos para poder abastecer la avalancha de peticiones y mantener la calidad de servicio”, explicó.

De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), las economías colaborativas se constituyeron como un soporte de peso frente a las dificultades financieras que sopesa actualmente Centroamérica. Esto se explica por su capacidad de adaptación e innovación, lo que sirve de apoyo a empleados, comercios y autoridades.

Le invitamos a leer: Startups serán claves en economía de Latam

Precisamente esas cualidades fueron retomadas por la compañía de Núñez, quien argumentó que parte de su éxito se debe a su adaptabilidad en medio de la incertidumbre. Una toma de decisiones rápida, eficiente y acertada les permitió tomar el cambio como una posibilidad de ascenso durante la contingencia sanitaria.

Estrategia, colaboración y alianzas

El directivo manifiesta que el 2020 significó un año de alianzas estratégicas, debido a que pasaron de ser un proveedor de servicios único para colaborar con sus clientes, quienes recurrieron a las entregas a domicilio para mantenerse a flote.

“Cumplimos también con una importante labor de asesoramiento para ellos, apoyándolos no solo en la parte logística, sino también en los desarrollos de sus tiendas en línea y en sus operaciones que en esos momentos pasaban de la tienda física al entorno digital”, detalla el presidente de Moovin.

La app de mensajería constató que quienes disponen de sus servicios y son parte de sectores como la industria farmacéutica, la industria alimenticia y la banca, incrementaron sus ventas y optaron por entregar el 100% de sus productos a domicilio. Este hecho implicó un enfoque completo hacia el manejo de los picos de demanda y una mejor organización de los recursos humanos para cumplir en tiempo y forma con las entregas inmediatas.

Dicho esto, el fundador señaló lo siguiente: “A nivel operativo replanteamos nuestras rutas para optimizar los recursos y mejorar la eficiencia de entregas, así como la trazabilidad de las mismas”.

Para solucionar parte de los problemas que también se vislumbraban en la empresa, fue indispensable modificar el presupuesto de marketing que se asignó en un principio con el fin de desviarlo hacia áreas de atención al cliente y comunicación. Ante ello, el departamento de operaciones tuvo que reforzarse y concentrarse hacia los sectores que requerían de un apoyo mayor.

Reformar aquello que no era compatible con las limitaciones de la contingencia, impuso que muchas startups ampliaran su modelo de negocios y emigraran hacia las plataformas digitales. Lo anterior implicó que el comercio electrónico creciera exponencialmente, el cual, según América Retail, aumentó un 40% en Centroamérica.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

“Superar esta pandemia, fue un gran reto, pero dinamizó el mercado del e-commerce en la región y nuestro crecimiento, que hasta el momento había sido constante y orgánico, pasó a recibir el impulso que necesitaba para abrir nuestra primera ronda de financiación para la cual ya tenemos comprometido el 50%”, puntualizó Núñez.

Expansión y crecimiento, metas de Moovin

A corto plazo, la empresa tiene planes de consolidarse en Costa Rica con la ampliación de su cobertura a nivel nacional, pues actualmente se concentran en la Gran Área Metropolitana (GAM). Asimismo, potenciarán su nuevo servicio de Fulfillment, cuyo proceso requiere de la coordinación de actividades como el recoger y entregar los productos de las empresas afiliadas, una solución que les permitiría minimizar costos operativos y de infraestructura.

Javier agrega que recientemente “trabajan en la escalabilidad de la plataforma para crecer a la velocidad que demanda el mercado y en ofrecer al cliente nuevas funcionalidades que le brinden información estratégica para la toma de decisiones de negocio más allá de la parte logística”.

Con el logro de estas metas, el siguiente paso sería la expansión hacia otros territorios de América Central, así como la ampliación de los productos y servicios que ofertan.

México, el Caribe y algunos países de Sudamérica constituyen parte de sus expectativas, donde su presencia les permitiría hacer millones de entregas al mes en la región, “pero con la misma pasión de cuando solo hacíamos 25 al mes”, expresa Núñez.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

En 2017, el Índice Global de Emprendimiento (GEM, por sus siglas en inglés) catalogó a Costa Rica como el país más emprendedor de Centroamérica, y hasta 2020 se habían registrado 76 startups en la nación, lo que la acreditó como un terreno con potencial de inversión y talento tico.

Moovin sigue consolándose en el mercado, y ahora lo hará junto a Tical, cuya alianza concretará el desarrollo de un servicio integral novedoso en toda la cadena de suministro.