El informe “Perspectivas económicas y comerciales 2021: Reactivación económica en la era post COVID-19” evidenció que en 2020 todas las economías sufrieron una marcada contracción en el sector económico.

De acuerdo con el FMI la caída para Centroamérica se estima en -5.7% con relación al 2019, esto en el marco de la pandemia por la COVID-19.

A nivel individual se estima que Panamá, El Salvador y Honduras experimentaron la mayor desaceleración durante 2020 con una caída de -18%, -8.6% y -8% respectivamente.

Por su parte, Costa Rica y Nicaragua con -4.8% y -3% presentaron contracciones por debajo al promedio, así también Guatemala con -1.5% fue el país que experimentó la menor caída en el producto al cierre del año.

El análisis refleja choques importantes en las actividades económicas del sector industria manufacturera, construcción, comercio, transporte y comunicaciones.

Se destaca la resiliencia de las actividades agrícolas, las cuales mostraron un crecimiento promedio de 6% al tercer trimestre respecto al año anterior, destacándose el desempeño de Honduras, Guatemala y Nicaragua.

En contraparte, las actividades del sector construcción, comercio y transporte mostraron una caída del -45%, -17% y -10% respectivamente.

En el primer caso, se destaca la contracción en -73% en Panamá y de -20% en El Salvador.

Así también la desaceleración mostrada en las actividades de comercio en todos los países, en particular Costa Rica y Panamá quienes registraron caídas por encima del promedio regional.

Por su parte, las actividades relacionadas con el transporte mostraron una perdida en el dinamismo principalmente en El Salvador, y Nicaragua.

En El Salvador el sector de comunicaciones presentó un crecimiento interanual de 4.7 por ciento. Por su parte, Honduras vio una mejora sustancial en las actividades de la industria manufacturera (19.2%), electricidad y agua (6.7%) y comunicaciones (4.4%).

Inflación en medio de la pandemia

En Guatemala la inflación se sitúo en 4.82%. En tanto Costa Rica, cerró con la variación interanual más baja de los últimos cuatro años en 0.89%.

En el caso de Honduras se presenta una variación del 4.01%, ubicada dentro de la meta establecida en el Programa Monetario del Banco Central de Honduras.

 Por su parte Nicaragua si bien no define una meta inflacionaria, estimó un rango de proyección para la tasa de inflación a ubicarse entre 2 y 3%, por lo que la variación interanual registrada a diciembre en 2.9% estaría dentro de las proyecciones definidas por el Banco Central de Nicaragua.

Finalmente, El Salvador y Panamá5 registraron una inflación negativa al cierre del año, en -0.1% y -2% respectivamente.