EFE.- La tecnológica china Xiaomi anunció hoy que ha llegado a un acuerdo con el Departamento de Defensa de Estados Unidos para que la elimine de la lista negra de empresas en la que fue incluida en enero por supuestos vínculos con el Ejército chino.

“El Departamento de Defensa estadounidense ha llegado a un acuerdo pacífico con Xiaomi sobre este litigio y la ha eliminado de la lista de ’empresas militares comunistas chinas'”, indicó el fabricante chino en un comunicado remitido a la Bolsa de Hong Kong, donde cotiza.

Acto seguido, la tecnológica recobró fuerza en el parqué hongkonés y acabó la sesión con ganancias del 6.1%.

En marzo un juez federal estadounidense decidió suspender la prohibición de invertir en esta empresa por considerar “profundamente defectuosa” la argumentación sobre los vínculos entre las Fuerzas Armadas y el Gobierno chino.

Le puede interesar: Xiaomi celebra nuevo chip y proyecto de coches eléctricos con Great Wall

El magistrado consideró que la decisión, impuesta por la administración de Donald Trump en enero y que vinculaba a Xiaomi con las Fuerzas Armadas chinas, no estaba fundamentada correctamente.

El Departamento de Defensa, que decidió no apelar el fallo, había basado estos supuestos vínculos en la entrega a Xiaomi de un premio estatal chino, pero el juez consideró que no era razón suficiente, ya que centenares de empresas han recibido ese galardón y se está convirtiendo en estándar en el sector tecnológico.

La intención del Departamento de Defensa era “contrarrestar la estrategia de fusión militar-civil” de Pekín, que supuestamente trata de modernizar sus capacidades militares con tecnología y conocimientos conseguidos por “empresas, universidades y programas de investigación que aparentan ser entidades civiles”.

Xiaomi es una de las víctimas de la guerra comercial y tecnológica entre Estados Unidos y China por los estratégicos sectores de los semiconductores o las telecomunicaciones a nivel global.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

El gigante Huawei fue el principal foco en los intentos del expresidente Trump de limitar la influencia de las tecnológicas chinas en EU y fue objeto de prohibiciones para comerciar y operar allí, especialmente en lo referido a la tecnología móvil 5G.

La Administración del demócrata Joe Biden se ha mantenido en un segundo plano en esta batalla legal y ha sugerido que no moverá ficha hasta negociar el marco de relaciones con China con sus aliados.