POR MIRNA GUTIÉRREZ
Grupo Wimo, creado por una emprendedora costarricense, apoya a Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) de Costa Rica en desarrollo, formalización, registro sanitario y fabricación de productos higiénicos, químicos para limpieza, cosméticos y biomédicos. De hecho, es la única empresa en el país que los fabrica a pequeña escala.

La historia inició cuando, en 2015, la costarricense Rebeca Mora compró a su padre la división cosmética de una fábrica de productos de cosméticos y de limpieza. Esto se debió a que estaba descuidada y no era prioridad para él.

Luego, en 2018 habilitó un laboratorio para la fabricación de productos higiénicos, químicos, cosméticos y biomédicos. El mayor reto fue cumplir con los 536 requisitos del reglamento técnico centroamericano de buenas prácticas de manufactura para la industria cosmética.

Le invitamos a leer: Los emprendedores de Costa Rica se reinventan para sortear la crisis del Covid-19

Pymes a la vista

La emprendedora costarricense detectó una oportunidad de negocio, porque no todas las empresas pueden cumplir con los estándares. Entonces comenzó a trabajar con pequeñas empresas que necesitaban pocas unidades de producción.

Yo soy una opción amigable para las Pymes, soy la única opción en el país a pequeña escala que ofrece servicio de desarrollo y formalización de producto, registro sanitario y fabricación”, dice Mora.

Pero esta emprendedora no juega sólo en pequeño, también tiene clientes con órdenes de compra de 55,000 unidades. La pandemia del Covid-19 disparó sus ventas por ser fabricante de productos higiénicos. En este sentido, solamente nueve empresas en el país tenían alcohol en gel registrado en el Ministerio de Salud.

Actualmente, Grupo Wimo factura 600,000 dólares al año. Hay que agregar que fabrica más de 50 marcas, y tiene alrededor de 170 productos registrados, que representan a más de 65 empresarios y emprendedores, explica la emprendedora costarricense.

Le invitamos a leer: Emprendedores de Centroamérica y la región ‘sufren’ para obtener financiamiento

El sueño de una emprendedora costarricense

En el segundo trimestre del año comenzará a exportar sus productos a través de una cadena de barberías de Costa Rica, la cual abrirá una sucursal en Miami, Estados Unidos. Mediante otro de sus clientes, sus productos llegarán a México y al resto de los países de Centroamérica.

Para continuar apoyando a las Pymes, construyen una tienda en el espacio en el que tienen la fábrica. Aquí los emprendedores podrán vender sus propios productos, con miras a manufacturarlos una vez que estos se constituyan en empresa.

Asimismo, analizan la posibilidad de convertirse en un laboratorio fabricante de cosméticos para mascotas. También quieren incursionar en la creación de fórmulas magistrales (medicamentos individualizados a petición del médico).

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter: @Forbes_CA