EFE.- Las autoridades sanitarias de Panamá informaron este jueves de 525 nuevos casos de COVID-19 y 3 decesos por la enfermedad, que hacen un total de 369,455 contagios confirmados y 6,288 defunciones en más de un año de pandemia.

De las tres defunciones, una se produjo en las últimas 24 horas y las otras en una fecha anterior no especificada.

El informe epidemiológico reportó que hay 277 hospitalizados por el coronavirus en planta general y 45 en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), mientras que 4,274 permanecen aislados en sus casas con cuadros leves y 213 en hoteles.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

Los pacientes que se han recuperarse de la enfermedad totalizan 358,358 desde que el 9 de marzo de 2020 se descubrió el primer caso de contagio en Panamá, que mantiene una letalidad por la covid del 1.7%, de las más bajas en la región latinoamericana.

En esta jornada se aplicaron 10,115 pruebas de diagnóstico del SARS-CoV-2, con una positividad de 5.1%. Panamá acumula a la fecha 2,497,125 test, 583,644 por millón de habitantes.

Panamá dio inicio este jueves al proceso de inmunización a los adultos mayores de 60 años, docentes y embarazadas con tarjeta de control prenatal en la provincia occidental de Chiriquí, donde, al igual que en la de Veraguas, se han establecido restricciones a la movilidad nocturna y cuarentena total los domingos por registrar ahora las cifras más preocupantes de la enfermedad.

Durante un recorrido por Chiriquí, el ministro panameño de Salud, Luis Francisco Sucre, afirmó que hay que “meterle freno al virus” en esta provincia fronteriza con Costa Rica, y alentó a aprovechar los centros de pruebas exprés del Ministerio de Salud (Minsa) para “descartar la enfermedad”.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

En Panamá se han aplicado hasta la fecha 787,434 dosis de vacunas contra el COVID-19, en su mayoría de Pfizer, y AstraZeneca, desde el 20 de enero pasado que llegó el primer lote de fármacos.

El Minsa insistió en no bajar la guardia ante el virus y mantener la disciplina social, reforzar las medidas de auto cuidado y usar los mecanismos de diagnóstico oportuno como los puestos de pruebas exprés que están desplegados a nivel nacional.