El CEO de WeWork, Sandeep Marthrani, declaró en una entrevista para el Wall Street Journal que los empleados menos comprometidos con la empresa, son los mismos que están conformes con seguir su trabajo a la distancia.

De acuerdo con Alto Nivel, el líder de la compañía especializada en espacios laborales, explicó que la gente se siente más feliz cuando va a trabajar. La disyuntiva se percibe en cuántos días de la semana se está dispuesto a visitar la oficina y en el home office permanente.

“Aquellos que están muy comprometidos con la empresa quieren ir a la oficina al menos dos tercios del tiempo”, dijo el director.

Este hecho le permite a Marthrani identificar a los trabajores más responsables de WeWork, en contraste con los que prefiren continuar sus actividades en la comodidad de sus casas.

Leer también: Sin cultura corporativa, el home office no funciona

“El problema más importante es ¿vienes a trabajar cinco días a la semana o vienes a trabajar tres días a la semana? Ese es el problema más importante. No hay problema de no llegar a un lugar común.”

En redes sociales las declaraciones del director de WeWork causaron una fuerte reacción, debido a que muchas personas aseguran que existen otros factores detrás que necesitan considerarse.

Uno de ellos fue Aaron Levie, CEO de Box, quien declaró en tono sarcástico lo siguiente: “Los empleados más comprometidos siempre almacenan sus archivos en Box”.

“Eric Schmidt dice que los empleados más comprometidos usan Google Workspaces, Google Chrome y buscan mierda en Google”, respondió un usuario.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

A él se unió otro más: “Soy el director ejecutivo de Big Banana Inc, el productor de bananas más grande del mundo, las personas que no comen bananas en la oficina son las menos comprometidas con el trabajo”.

Con pérdidas de 3,200 millones de dólares en 2020 y un porcentaje de ocupación en sus oficinas compartidas del 47%, WeWork enfrentó un panorama difícil.

Muchas empresas tuvieron que apoyarse en el teletrabajo para no detener su operación a causa de la pandemia, lo que terminó afectando a cientos de startups dedicadas a las oficinas compartidas, informó Alto Nivel.