Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

Además de ser considerado uno de los destinos turísticos más paradisíacos alrededor del mundo, Costa Rica sorprende con su original propuesta de mixología de la mano de importantes figuras del gremio como Liz Furlong.

Hace nueve años, la joven canadiense llegó al país para ofrecer cursos y asesorías de coctelería sin imaginar que Costa Rica se convertiría en su hogar. Siempre le pareció un destino interesante, con un vasto terreno por explorar. Lo paradójico para ella fue que, a pesar de la riqueza natural, el panorama en términos de mixología lucía desértico.

Recuerda que, en aquel entonces, en las barras se utilizaban jugos comerciales en lugar de aprovechar la gran variedad de frutas que se tienen a la mano. Fue entonces cuando vio la gran oportunidad profundizar en la riqueza del país e innovar.

Los inicios no fueron sencillos. Por un lado, tenía al turista que buscaba lo tradicional y, por el otro, a un grupo de consumidores locales curiosos, dispuestos a probar nuevas propuestas. Sin embargo, había pocos espacios dispuestos para experimentar.

También puedes leer: 

Copey anuncia su primer vino Malbec producido en Costa Rica

 5 restaurantes en Centroamérica que redefinen la gastronomía

Foto: Cortesía Liz Furlong

Furlong no descansó hasta abrir su propio bar con aires clandestinos: Bebedero, donde se atrevió hacer algo arriesgado: tener un menú, sin menú. Con esta acción aseguraba una interacción personalizada con los clientes para conocer sus gustos y servirles cocteles diversos, audaces, muchos de ellos preparados con ingredientes de temporada provenientes de mercados y ferias.

De la reinvención a la acción

Tras ser reconocido con el Tales of Cocktail dentro del Top 10 regional Honoree for Best International Cocktail Bar, Bebedero tuvo que cerrar sus puertas debido a las restricciones por el Covid. Lejos de caer en el desánimo, Furlong encontró rápidamente la manera de reinventarse y permanecer vigente.

Emprendió nuevos caminos, inciertos hasta ese momento para muchos profesionales, entre los que destacan los cursos en línea y una plataforma digital que continúa reforzando, pero en la que asegura se ha hecho toda una experta. “La pandemia puso las cosas un poco locas, por eso empecé proyectos en línea, donde a la larga aprendí mucho”, reconoce.

Pero no sólo eso, también se puso el reto de crear una serie de bebidas en latas. Hasta el momento cuenta con dos opciones que se comercializan a través de su website, y se encuentra afinando los detalles de una tercera.

Liz Furlong
Foto: Cortesía Liz Furlong

Flores de la región, cúrcuma, jengibre, así como elixires que van de la suma de afrodisíacos como canela, chile, pasiflora, coco y jamaica son parte de los ingredientes que componen las preparaciones en lata hechas con gin y ron.

Estos productos se suman a otras propuestas locales para crear una cooperativa con el propósito de empoderar a las mujeres.

Bartending de la selva

Dichos proyectos mantienen vigente el entusiasmo creativo de Liz Furlong, quien dio vida a un concepto que fue un parteaguas en su carrera y en la escena de la mixología local: “Jungle Bartending”. Con él ha manifestado su preferencia por productos de la selva costarricense y acento en el uso de ingredientes sustentables.

“Básicamente me encanta usar productos de la selva cuando puedo. Cuando hay esa opción prefiero usar eso… La selva es un lugar poco conocido, pero hay mucho por aprovechar”, comparte.

Liz Furlong
Foto: Cortesía Liz Furlong

Estos elementos son la esencia de una propuesta que, además de poner a Costa Rica frente a los reflectores internacionales por su innovación, ha dignificado la profesión de bartender en un país lleno de ¡Pura Vida!

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram