Anteriormente, científicos habían alarmado a la población respecto a la generación de agujeros en la capa de Ozono, misma que protege a la Tierra de los rayos ultravioleta (UV). En 2020 se encontró en el Ártico un orificio de gran tamaño, no obstante, hoy se informó que al parecer éste se ha cerrado por completo.

Milenio explicó que, de acuerdo con el Servicio de Monitoreo de Atmósfera Copernicus, dicho agujero se cerró. Esta información se transmitió por medio de un tweet que afirmaba lo siguiente:

El vórtice se dividió, permitiendo la irrupción de aire rico en ozono en el Ártico, un ciclón persistente a gran escala en la zona ubicado en la media y alta troposfera y la estratosfera”.

Le puede interesar: Instrumento del Perseverance logra extraer oxígeno de atmósfera de Marte

En abril de 2020, la Agencia Espacial Europea confirmó la existencia del mencionado orificio, lo cual pudo asegurarse gracias al análisis de datos del satélite Sentinel-5P de Copernicus. Los cálculos arrojaron que su tamaño era de un millón de kilómetros cuadrados, aproximadamente.

Los expertos indicaron que este suceso se derivó de las inusuales temperaturas gélidas que se presentaron en la estratosfera. Lo anterior, no sólo afectó al Ártico, puesto que también se encontraron agujeros en la Antártida.

De hecho, las temperaturas mínimas en el polo norte son mucho menores que en el sur, empero, en 2020 fuertes vientos en la Antártida atraparon aire frío, fenómeno conocido como “vórtice polar”. Este suceso derivó en la creación de vórtices en la capa de Ozono en dicha dirección.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

La comunidad científica dictaminó que esto puede deberse no solo a la disminución de la contaminación que se percibió durante la pandemia del COVID-19, sino también a la generación de una ola de calor que contribuyó a cerrarlo.