EFE.- Alemania siguió este lunes levantando progresivamente restricciones regionales, consolidando una tendencia que se va extender aún más en los próximos días gracias al control de la tercera ola y al avance de la campaña de vacunación.

Los estados federados están progresivamente aliviando las restricciones en diversos ámbitos -dependiendo de la evolución local de la pandemia-, mientras se suceden también los llamamientos a la precaución para evitar rebrotes en Alemania.

La incidencia acumulada en los últimos siete días se sitúa en los 83.1 casos por cada 100,000 habitantes, desde los más de 160 positivos registrados a mediados del mes pasado. En algunas regiones esta variable ha caído hasta los 13.3 casos.

“El momento ha llegado”, aseguró en rueda de prensa el candidato conservador a la Cancillería y jefe de Gobierno de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet, quien defendió que la desescalada se haga de forma diferenciada, dependiendo de la evolución de la pandemia en las distintas regiones.

Le puede interesar: Tercera ola de pandemia contra COVID-19 se ralentiza en Alemania

Desde este lunes el Land de Schleswig-Holstein (norte) ha reabierto al completo para el turismo interno (pese a que se siguen exigiendo mascarillas y test rápidos), tras meses total o parcialmente cerrado. También se permite el deporte juvenil en grupos de hasta 10 personas y las reuniones en exteriores de hasta 250 personas.

En todo Mecklemburgo-Antepomerania (noreste) y en partes de Baden-Württemberg (suroeste) se han retomado este lunes las clases presenciales diarias, al caer la incidencia acumulada a siete días por debajo de los 50 casos por cada 100,000 habitantes.

ALIVIOS ESPERADOS EN LA CAPITAL DE ALEMANIA

Además, están previstos nuevos alivios de las restricciones en los próximos días en varios estados federados, como Berlín, Brandeburgo y Hamburgo, coincidiendo el puente del próximo fin de semana por la festivo del lunes de Pentecostes el 24 de mayo.

En la capital está previsto que este martes se apruebe la reapertura con ciertas restricciones de la oferta turística y cultural -de los museos y los teatros a las visitas guiadas- para el miércoles y que a partir del viernes pueda operar la restauración, con test rápido negativo.

En Hamburgo también se ha anunciado la reapertura de la restauración para el próximo puente y se está estudiando la posibilidad de que las escuelas vuelvan a las clases presenciales.

En otros Länder, como Renania del Norte-Westfalia y Baviera, los dos más poblados, ya se habían iniciado los primeros pasos hacia la desescalada en los últimos días.

Leer: Alemania dice que confinamiento total será la única salida de la tercera ola

Pese al optimismo por el control de la tercera ola de la pandemia, el gobierno llamó este lunes a la prudencia al considerar que la mejora no significa que la situación sea buena.

“No hemos alcanzado las condiciones para disfrutar de un verano relajado como el anterior”, aseguró el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, y subrayó que “la batalla aún no ha acabado”.

El jefe del grupo parlamentario conservador, Ralph Brinkhaus, advirtió en declaraciones al canal “ntv” sobre los riesgos de celebrar “demasiado pronto”.

El responsable de Economía en Brandeburgo, Jörg Steinbach, alertó en declaraciones a la emisora publica regional “rbb-inforadio” frente a un posible “efecto yo-yo” por las reaperturas. “Habrá bastante cosas posibles en Pentecostes, algo que hace poco tiempo parecía impensable”, señaló.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

El RKI comunicó este lunes que en las 24 horas previas se registraron 5,412 nuevos contagios y 64 muertes, frente a 12,656 nuevos casos y 127 muertes hace una semana. Alemania acumula así 3,598,846 positivos y 86,160 muertos con o por COVID-19.

Según el Ministerio de Sanidad, un 37.0% de la población de Alemania (30.8 millones de personas) ha recibido ya al menos una dosis de la vacuna, mientras que a un 11.2% (9.3 millones) se le ha administrado ya la pauta completa.