Por Ronny Gudiño / La República

Ya con los principales datos del 2020 en su poder, para el Programa Estado de la Nación, el mayor efecto negativo en la economía se experimentó en abril, cuando el Índice Mensual de Actividad Económica registró el nivel más bajo en los últimos cinco años.

En ese momento se reportó una caída del 5,7%.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

En líneas generales, acusan una recesión menos profunda de lo espero, pero pese a que hacia final de año se registró una recuperación, ese “rebote” no alcanzó los niveles de actividad previos a la llegada del Covid-19.

Esto porque en su informe del 2020 con datos a setiembre, advertían que los primeros meses de pandemia habían afectado profundamente una economía nacional ya débil y desacelerada desde el 2015; sin embargo, al cerrar el año, ese efecto negativo se materializó pero con una menor intensidad a la estimada por el Banco Central en julio de 2020.

Y es que en revisiones del Banco Central, la caída fue del 4,1% y no del -5% proyectada en julio; sin embargo, igual el nivel más bajo que ha experimentado la economía de los últimos treinta años.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Continuando con el análisis de esa contracción económica, esta ha sido de muy distinta magnitud en los diversos sectores, predecían, y ahora, los datos les dan la razón a los especialista de ese Programa.

El régimen definitivo experimentó en mayo del 2020 una caída en su crecimiento interanual de cuatro veces la magnitud de la tasa experimentada por el régimen especial.

Pero, además, la brecha entre ambos sectores se intensifica cuando se observa el ritmo de la recuperación hacia finales del año 2020 e inicios del presente, afirman.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Por sectores, las actividades económicas más afectadas fueron las de alojamiento y servicios de comida, transporte y almacenamiento, y la de comercio.

Estas tres tuvieron un decrecimiento en el 2020 más de diez veces superior respecto a lo reportado en el 2019.

Siendo los servicios de alojamiento y comida como el sector con la mayor afectación, con una variación en su crecimiento de 2,2% a -42,3% entre el 2019 y el 2020.

*En alianza con La República