Por Natiana Gándara / Prensa Libre

La coyuntura no da tregua al sector hotelero en Guatemala. El nulo apoyo gubernamental y el reducido turismo local e internacional obligó en la mayoría de los casos a reducir tarifas entre 35 y 45%, es decir, entre US$20 y US$25, de acuerdo con el hotel y el tipo de habitación.

Frente a un escenario complejo, la industria considera necesario asegurar la liquidez de las compañías y proteger al tejido empresarial del sector frente al golpe económico de la pandemia del covid-19, porque solo de ese modo se podrá continuar con la transformación y adaptación frente a un nuevo futuro.

Pero, según representantes del sector, para lograrlo es necesario reforzar la colaboración público-privada, a través del impulso de medidas gubernamentales.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

La preocupación es latente, las ocupaciones son las más bajas de los últimos tres años, y ha provocado que muchos establecimientos hayan cerrado definitivamente o estén operando únicamente cubriendo costos, en el mejor de los casos, comentó Manuel Arzú, director de grupo Azur.

Los costos fijos siguen, y señaló que no han recibido ningún apoyo por parte del Gobierno y que el 70 por ciento de los grandes hoteles están operando con financiamiento y están endeudados.

Uno de los apoyos que están recibiendo hoteleros en otros países son líneas de crédito más blandas, en las que no se paga a capital hasta dentro de cinco años y a tasas de 1.5 por ciento de interés por 20 años.

“Están ahogando a la industria en un momento crítico, luego de que se han hecho inversiones importantes”, manifestó Arzú.

Por ejemplo, la remodelación de US$2.5 millones del Radisson Hotel & Suites Guatemala City, que tiene más de tres décadas de tener presencia en el país, y forma parte del Grupo Azur. Además, lo integran las propiedades de Courtyard by Marriot, en la capital, y El Convento Boutique Hotel, en Antigua Guatemala.

En el caso de Antigua Guatemala, Arzú refirió que los hoteles están sobreviviendo por los eventos sociales, en su mayoría bodas, que han registrado un alza desde febrero del presente año.

Operación al mínimo

Arzú agregó que hubo una reducción de 70 por ciento en la planilla laboral, y duda que se recuperen los empleos perdidos en este año.

En ese sentido, Yunuen Serna, directora de Ventas y Mercadotecnia del Real InterContinental Guatemala, afirmó que pese a que las ocupaciones han aumentado de manera paulatina, en abril registraron una ocupación de 24.92 por ciento. Están operando con un mínimo de 58 trabajadores directos, comparado con los 289 empleos previos a la pandemia.

En opinión de Carlos Ramos, presidente de la Asociación de Pequeños Hoteles de Guatemala (Apehgua) y presidente de la Asociación de Proveedores de Servicios Turísticos de Antigua Guatemala (Asoprotur), los bajos índices de ocupación, aunado a las bajas tarifas, no le han permitido a la industria operar con normalidad, y eso sigue estando evidente en que una parte del personal es llamado a trabajar únicamente los fines de semana y fechas especiales.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Serna enfatizó que en el caso de Real InterContinental Guatemala, desde que el hotel reabrió no ha tenido como estrategia la baja de tarifas, ya que los viajeros tanto de negocios como placer no han dejado de viajar por presupuesto, sino por precaución.

Apoyo al turismo interno

Ramos refirió que, durante el primer trimestre, la ocupación de la industria ha rondado entre 20 y 30 por ciento, derivado de una economía deprimida, restricciones gubernamentales y la falta de turismo externo.

En el tema de créditos, aseguró que son esenciales para mantener a flote a las empresas turísticas; sin embargo, esa opción financiera sigue siendo muy difícil de acceso y los préstamos que sí son relativamente sencillos de obtener son extremadamente costosos, ya que no son de fomento, afirmó Ramos.

Algunas de las estrategias que mantienen a flote al sector son la constante innovación y la diferenciación que, según el representante de Apehgua, son factores claves para la supervivencia de la industria en estos momentos.

“A lo anterior se debe sumar la presencia bien segmentada en redes sociales, la personalización del servicio y la mejora continua, que son indispensables para salir adelante en estos momentos tan difíciles”, resaltó Ramos.

Fabián Juárez, analista de la Asociación de Investigaciones y Estudios Sociales (Asíes), comentó que en el caso de los hoteles, han tenido drásticos impactos, pero que han cambiado la estrategia y ahora ofrecen diversos paquetes para el turismo interno, y aprovechar apartamentos y casas para viajes de descanso por medio de ofrecerlos en redes sociales o en otras plataformas, pero en su mayoría se aplica a pequeños y no a grandes hoteles.

Anticipa mejora

El sector turístico fue uno de los más afectados a causa de las medidas que se adoptaron para frenar los contagios por la pandemia, la caída en el 2020 fue 24 por ciento y para el 2021 se proyecta que exista una recuperación de 5.7 por ciento, pero está sujeto a revisión próximamente, dijo en abril pasado Sergio Recinos, presidente del Banco de Guatemala.

Según Recinos, la recuperación la encabezarían sectores como hotelería, restaurantes, vuelos comerciales y otras actividades relacionadas, y dijo que la estimación se estaría dando por la recuperación parcial en el consumo de restaurantes, pero a nivel de turismo interno, mientras que el impulso externo depende de cómo empiecen a fluir normalmente, lo cual depende del avance de la vacunación en las economías”, resaltó.

Viajeros vacunados

Al menos 24 países a nivel mundial ya han dicho que darán la bienvenida a viajeros vacunados, dijo David Hernández, gerente de área para Centroamérica, Ecuador y Venezuela de La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

Según datos de IATA, las aerolíneas de Latinoamérica experimentaron una caída del 82.4% en marzo del 2021 respecto de marzo del 2019, una ligera mejora frente a la desaceleración de febrero del 83.7% —comparado con febrero del 2019—.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

La capacidad de marzo descendió un 77.4% respecto de marzo del 2019, y el factor de ocupación bajó 18.1 puntos porcentuales hasta el 63.6%, el mejor dato global por sexto mes consecutivo.

“El comportamiento de mercados domésticos muestra la recuperación a medida que se eliminan las restricciones”, puntualizó.

*En alianza con Prensa Libre