El pasado 12 de mayo, aconteció la clausura del Encuentro Internacional de Empresas UE-América Latina, el cual contó con la participación de los presidentes de las organizaciones empresariales más importantes de la región, quienes discutieron el futuro de la economía post-covid.

Los presidentes de la Confederación Patronal de República Dominicana (COPARDOM) y del Consejo de Empresarios Iberoamericanos (CEIB), William Matías Ramírez; de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), Miguel Garrido; de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), José Medina Mora; de Fedecámaras, entre otros, fueron parte del conversatorio.

Éste fue moderado por la miembro del Consejo Asesor y Responsable de las Relaciones con Empresas y del Centro Iberoamericano de Arbitraje (CIAR), Marlen Estévez. El tema principal giró entorno al papel que jugaran los líderes empresariales durante la recuperación económica en Latinoamérica.

Se destacó que la crisis sanitaria volvió más eficientes a las asociaciones, “más estructuradas, cohesionadas y comunicadas”. La solidaridad, el apoyo y el compromiso en conjunto fue un eje fundamental para sopesar los estratagos de la pandemia. Sin embargo, se destacó la importancia de seguir colaborando con el sector público-privado y mantener la responsabilidad social para aportar soluciones estratégicas.

El presidente de la COPARDOM señaló que “las empresas tienen que volver a estar a la vanguardia y apoyarse en la innovación abierta y la transformación digital para posicionarse en el lugar que merecen”. Hizo énfasis en que la vacunación será un aliciente para resentir los verdaderos efectos de una reactivación económica y anunció que estos asustos también se tratarán en la XVIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno en Santo Domingo.

Por su parte, el presidente de COPARMEX, compartió las iniciativas que les permitió salir adelante frente a la crisis, pues se centraron en mantener el empleo, cuidar la liquidez, reducir gastos, mejorar la inversión, innovar servicios y productos, y apostar por una responsabilidad social corporativa. Asimismo se le sugirió al gobierno de México estructurar un salario, bono y seguro solidario para desempleados.

Liderazgo e información como solución ante la crisis

El secretario permanente del CEIB, Narciso Casado, coincidió con sus predecesores respecto al aporte que también significó la pandemia del COVID-19. Aseguró que la información y la comunicación fueron vitales para que las empresas no perdieran el equilibrio, lo que las llevó a colaborar con las autoridades gubernamentales, instituciones y ciudadanos.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Desde madrid, Miguel Garrido, presidente del CEIM en España, mencionó la gran estrategia del sector privado para coordinarse y buscar respuestas frente las problemáticas detectadas en el sector. “Las empresas salieron a los
mercados aportando recursos, transportes, logística y conocimientos
; buena muestra de ello es que, en el caso de España, el hospital e IFEMA se construyó gracias a la colaboración de todos en tan sólo tres días”.

Igualmente, agradeció al sector por evitar que se cerrara la cadena de suministros, accedieran a ser mucho más flexibles y se adaptaran a las complejas condiciones.

Por un mejor futuro para Iberoamérica

El lema “Más Iberoamérica”, fue acuñado por los jefes de la CEIB, la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) y la Federación Iberoamericana de Jóvenes Empresarios (FIJE), con el fin de reflejar el trabajo realizado en el territorio para mejorar las condiciones de su población.

Los presidentes empresariales prometieron continuar con esta cooperación para que en un futuro, la región juegue un papel protagónico antes los jóvenes empresarios que desean emprender. Se comprometieron a reforzar la integración regional, la innovación, la digitalización, y el empleo de calidad en cada país iberoamericano.

Para cumplir con el objetivo, se abogó por mantener encuentros de esta naturaleza que inviten al diálogo social, así como a la formación y retención del talento. Del mismo modo, será necesario ser más incluyente, productivo e implementar mejores herramientas en el mercado, aspectos que harían de las empresas un lugar más libre y capacitado.

“Hemos comprobado que somos más frágiles de lo que creíamos y hemos comprendido lo fuertes que somos y lo lejos que podemos llegar si trabajamos unidos para poner a Iberoamérica en el lugar que merece”, concluyó Garrido.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook