Moody’s y otras calificadoras internacionales consideraron que la economía de Panamá fue de las menos afectadas en Centroamérica por la pandemia de COVID-19. Sin embargo, la emergencia sanitaria afectó el ritmo del mercado inmobiliario en Panamá en ventas y rentas, y su recuperación dependerá del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).

La Asociación Panameña de Corredores y Promotores de Bienes Raíces (Acobir) destaca que el país es un hub logístico. Además, su actividad financiera y ubicación lo colocan en ventaja para el desarrollo del sector inmobiliario.

“En 2020 vimos una reducción en las ventas de las viviendas verticales con proyectos nuevos, construidas, en construcción y en preventa, las cuales bajaron de 2.41 unidades en el 2019 a 1.71 unidades en 2020. Es decir, una disminución de 19% en las ventas”, detalla Francisco Cheng, presidente del organismo gremial.

De manera similar, las ventas de viviendas horizontales disminuyeron de 4.29 unidades en 2019 a 3.11 unidades en 2020, lo que representa una baja de 28%.

Sin embargo, al hablar del del mercado inmobiliario en Panamá, el presidente de Acobir indica que en el mismo periodo hubo una reducción del 40% en el inventario de unidades totales, lo que califica como positivo. Así, en 2019 se contabilizaron 25,539 unidades, mientras que en 2020 la cifra descendió a 15,374.

Le puede interesar: Venta y arrendamiento, un aliado inmobiliario en momentos clave

La esperanza en 2021

Reconoce que hasta el momento el mercado inmobiliario en Panamá se mantiene en niveles de oferta y demanda similares a la pre pandemia, pero confía en que tenga crecimiento en 2021.

El presidente de la Asociación asegura que la recuperación económica del país y el crecimiento del PIB van de la mano con la reactivación del mercado inmobiliario. Para ello, destaca que Panamá cuenta con incentivos y leyes para la atracción de inversión extranjera.

Cheng resalta el régimen de empresas multinacionales, mejor conocido como SEM, y expone que hay toda clase de beneficios. Una tarifa reducida de Impuesto sobre la Renta (ISR), exención del impuesto de importación por menaje de Casa, entre otros. Esto, con el propósito de atraer a empresas multinacionales.

“Todos estos factores a nivel macroeconómico incentiva la inversión extranjera para seguir dinamizando el sector inmobiliario”, sostiene.

Recuperación del mercado inmobiliario en Panamá

Agregó que, durante los primeros meses del año en curso, la vivienda vertical se está recuperado. Los proyectos que estaban en preventa antes de la pandemia han continuado activos y varios han arrancado en construcción.

“Vemos ahí una oportunidad. Pareciera el mayor crecimiento en ese segmento. También ha ayudado que los desarrolladores han entendido las tendencias del mercado y sus productos van alineados a esa necesidad”, declaró.

El crecimiento del mercado inmobiliario, así como la recuperación economía de los países depende en gran medida de la contención de los casos positivos de COVID-19 y los decesos ocasionados por la enfermedad. “A corto plazo, una tercera ola de la pandemia es el mayor riesgo a para el mercado inmobiliario en Panamá”, concluye.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook