Por Natiana Gándara / Prensa Libre

En las últimas dos semanas se han registrado variaciones al alza en los precios de las gasolinas, pero no han sido pronunciadas entre Q0.20 y Q0.30 centavos las gasolinas y diésel, afirmó Alberto Pimentel, ministro de Energía y Minas.

El funcionario refirió que existen movimientos especulativos por lo que se está viviendo en Oriente Medio entre Israel y Palestina, que alteró los mercados internacionales, también, sospechas de recortes de producción y el hackeo del oleoducto en Estados Unidos; y aunque no debería tener una relación con Guatemala, impulsó los precios al alza, afirmó el funcionario.

De acuerdo con el monitoreo de la Dirección de Hidrocarburos del MEM, los precios en modalidad de autoservicio al 17 de mayo del presente año son los siguientes: Q28.85 gasolina superior, Q28.02 gasolina regular y Q22.68 diésel, incluso reportó que en algunas gasolineras ya llegó a Q30 en modalidad de servicio completo.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Según un monitoreo que llevó a cabo Prensa Libre en diferentes gasolineras del país los precios encontrados son los siguientes: gasolina regular Q29.19, gasolina superior Q29.99 y diésel Q23.89 en modalidad de servicio completo.

Enrique Meléndez, director ejecutivo de la Asociación Guatemalteca de Expendedores de Gasolina (Ageg), afirmó que al cotejar los datos globales evidenciaron una recuperación en las ventas de combustibles y diésel al primer trimestre de este año comparado con el mismo período del año pasado, principalmente en marzo que afectó por 15 días las restricciones.

Fausto Velásquez, gerente de ventas de Unopetrol —que administra la marca Shell en Guatemala—. coincidió con la recuperación, y recordó que el año pasado se observó una contracción del mercado entre un 30 y 40 por ciento en los meses más críticos y al terminar el 2020 ya se había recuperado en el orden del 8 y 10 por ciento, por lo tanto, “para este trimestre ya se recuperaron los niveles del 2019, y es positivo para la economía del país”, afirmó.

Meléndez señaló que hay estaciones que siguen buscando recuperar el volumen prepandemia porque tenían clientes específicos y no han tenido una reactivación total, por ejemplo, transporte urbano y extraurbano, buses de colegio y turismo, incluso empresas a quienes se les otorgaba crédito, por lo tanto, los volúmenes siguen afectados, mas no el volumen a nivel país.

Proyectan sobreoferta de petróleo

El principal factor que podría presionar los precios de las gasolinas a la baja es el avance de las negociaciones para recuperar el pacto nuclear del 2015 y la posible eliminación de las principales sanciones de Estados Unidos contra Irán.

Según analistas internacionales, un millón de barriles diarios potencialmente podrían entrar en el mercado en la segunda mitad de este año, lo que ha presionado a la baja el precio.

La industria petrolera iraní está sometida a un embargo por parte de Estados Unidos, pero una mejora de las relaciones entre los dos países podría aliviar sanciones y significar el retorno al mercado de un volumen importante de oro negro.

Sin embargo, esas variaciones a la baja no se reflejarían de manera inmediata en el mercado local, porque depende de cómo se comporten otras variables, y lo que se observan son señales mixtas en el mercado internacional, dijo Velásquez.

Esas señales mixtas van desde el ciberataque a un oleoducto de Estados Unidos, que no tuvo mayor impacto en los mercados internacionales para que influyera en los productos que se importan al país, hasta el comportamiento de la vacunación y el manejo de la pandemia del covid-19 y su evolución, explicó Velásquez.

En ese sentido, Meléndez comentó que el mercado ha estado ajustado en oferta y demanda porque los países han hecho restricción sobre la producción y eso impulsó el precio este año, pero si Irán regresa al mercado habría más oferta y la lectura de los operadores es que está cediendo el precio rondando entre US$62 y US$67 el barril de petróleo.

El precio del barril de petróleo de Texas se ha “resentido” esta semana debido al incremento de 1.3 millones de barriles en las reservas de crudo de EE. UU., mayor de lo esperado.

Meléndez agregó que el informe de inventarios que fue mayor al esperado sumado a sí se levantan las sanciones contra Irán y se logre una mejor holgura con la demanda por las restricciones que ha tenido la Organización de Países Exportadores de Petróleo -OPEP- serían los principales factores que presionarían la baja de precios.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Niveles siguen bajos

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) abrió ayer con un alza del 2.05 por ciento, hasta US$63.21 el barril, tras varias jornadas de pérdida de valor.

En la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en junio ganaban US$1.27 respecto al cierre de la sesión anterior.

El crudo de referencia en EE. UU., pese a un inicio de sesión que prácticamente borra los retrocesos de ayer, parece encaminado a terminar la semana con un descenso del 5 por ciento.

La cuarta ronda de conversaciones en Viena, Austria, concluyó el jueves pasado y el presidente iraní, Hasan Rohaní, aseguró que se ha acordado levantar esas sanciones, incluidas las del sector petrolero y bancario.

*En alianza con Prensa Libre