La compañía de automóviles eléctricos Tesla enfrentó una demanda el pasado 29 de abril por parte de más de 30 clientes de Noruega tras el descontento que ocasionaron los vehículos adquiridos al disponer de una vida útil reducida de la bateria. Ante la falta de respuestas por parte de la empresa, se levantaron las quejas en los tribunales, ganando la petición en una sentencia de ausencia.

Tesla podría verse obligada a pagar una cantidad mayor ante la situación de Noruega, ya que a raíz de la actualización del ‘software’ en 2019 en los autos Tesla Model S fabricados entre 2013 y 2015, se vendieron alrededor de 10 mil unidades en el país europeo, por lo tanto, si todos los clientes decidieran levantar una demanda, la compañía sostendría un pago de aproximadamente 1,360 millones de coronas (unos 163 millones de dólares).

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Por parte de la demanda realizada en abril, se presentó una orden judicial el 17 de mayo que obliga a Tesla a pagar las indemnizaciones con fecha límite al 31 de mayo, no obstante, la compañía puede presentar una apelación en Oslo antes del 17 de junio, señala el Tiempo.

La demanda por parte de los clientes de Noruega, no es la primera que presencia la compañía, pues en 2019 ocurrió algo similar con algunos clientes de California, quienes argumentaron que Tesla “manipuló su ‘software’ de forma fraudulenta con la intención de evadir sus deberes y obligaciones legales de arreglar, reparar o reemplazar las baterías”.

Con lo anterior, Tesla aseguró en ese entonces, que dichas actualizaciones del ‘software’ buscaban “proteger la vida útil de la batería” y que un pequeño porcentaje de sus clientes notó “una pequeña reducción en el alcance durante la carga”.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter