DW.- “C’est étrange” (Es extraño): así comienza el tuit del youtuber Léo Grasset. Allí, el francés, dueño del exitoso canal de ciencia Dirty Biology, informó de que una agencia de relaciones públicas se había dirigido a él con una extraña oferta: si trasmitía información falsa sobre la vacuna BioNTech/Pfizer a su comunidad, le pagarían una atractiva suma.

Sin embargo, la agencia, llamada Fazze, que, al parecer, tiene su sede en Londres, le puso dos condiciones al influenciador francés: en primer lugar, debía parecer como si Grasset daba a conocer su propia opinión. “Diga que está interesado en las vacunas y que ha descubierto información sobre ellas”, “explique que los principales medios de comunicación ignoran este asunto”, dicen las instrucciones de actuación que la agencia envió en un correo electrónico a Grasset. En segundo lugar, la persona que está detrás de la campaña quería permanecer en el anonimato. Léo Grasset se negó e hizo público el incidente el 24 de mayo.

Campaña de desinformación a escala europea y global

En una entrevista televisiva, Grasset dijo que supo de inmediato que no quería involucrarse. En primer lugar, dijo, es ilegal en Francia, como en muchos países europeos, no identificar la publicidad pagada como tal. Pero le preocupaba más el contenido que debía propagar. Por ejemplo, la falsa afirmación de que la vacuna de BioNTech/Pfizer tenía una supuesta alta tasa de mortalidad.

Para sustentarlo, la agencia le envió una planilla con supuestos datos al respecto, cuyo origen no se puede verificar. Allí se presentan cifras falsas para demostrar la peligrosidad de las vacunas de BioNTech/Pfizer en comparación con las vacunas de AstraZeneca y Johnson & Johnson.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

Lo que Grasset aún no sospechaba era que la campaña de desprestigio de dicha vacuna era mucho más grande. Pues Fazze también había contactado a otros influencers en Francia, Alemania e incluso en Brasil. Mirko Drotschmann, que lleva el canal de YouTube llamado Mr. Wissen2Go, uno de los más influyentes sobre ciencia con casi 1.5 millones de suscriptores, recibió la misma oferta.

“Me sorprendió y, sobre todo, me schockeó”, dice Drotschmann en entrevista con DW, “que la gente de esta agencia asumiera que yo haría algo así. Obviamente no se informaron sobre mí”. En general, Drotschmann evalúa el proceso de la agencia como extremadamente “torpe”.

En Europa, la vacuna de BioNTech/Pfizer se está utilizando a gran escala: a principios de mayo de 2021 se encargaron 1,800 millones de dosis adicionales. Actualmente, hay varias campañas que intentan desacreditar a esa vacuna. Moscú y Pekín están especialmente en el punto de mira. Un estudio de la Unión Europea del mes de abril advierte de la “desinformación patrocinada por agentes estatales de Rusia y China”, cuyo objetivo es crear desconfianza hacia las vacunas occidentales estableciendo “vínculos no probados entre la vacunación y las muertes en Europa” y, a la vez, promocionando las vacunas rusas y chinas como superiores.

¿Quién está detrás de Fazze, la agencia de fake news?

Después de que Grasset y otros influencers hicieran pública la campaña, la agencia de publicidad Fazze se ha visto sometida a un mayor escrutinio. Una gran cantidad de sus tergiversaciones y mentiras han sido develadas. Por ejemplo, la supuesta sede de Londres ni siquiera existe. Según una investigación de la publicación francesa en línea Numerama, la empresa no está registrada en el Reino Unido, ni hay oficinas de dicha empresa en la dirección indicada. Como mucho, la página web de Fazze señala un posible buzón en las Islas Vírgenes Británicas.

El periódico francés Le Monde también consiguió obtener las direcciones de correo electrónico utilizadas para contactar a uno de los influencers franceses. El perfil, ahora inaccesible, del director general y del jefe de ventas de la empresa revela que ésta operaba desde Moscú, no desde Londres.

Ni el país ni la vacuna rusa Sputnik V, que Moscú promueve activamente, se mencionan en las instrucciones de Fazze. El “cliente” anónimo de Fazze prefiere enemistar a la vacuna de AstraZeneca con la de BioNTech/Pfizer. Aun así, Janis Kluge, experta en Rusia del Instituto Alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad, cree que es plausible un intento de influencia rusa, según dijo en entrevista con DW.

Una vez descubiertos, borran o cierran sus cuentas

El gráfico que los influencers debían difundir se asemejaba mucho a la retórica de la cuenta de Twitter de Sputnik V. Allí se tergiversaba y exageraba cada vez más la tasa de mortalidad occidental en las últimas semanas. “En estas campañas de noticias falsas, Rusia también se preocupa por los intereses económicos, pero sobre todo por limpiar su propia imagen, y presentarse como una potencia mundial que también puede ser de alta tecnología. Y según ellos, eso incluye difamar a los demás”, dice Kluge en la entrevista.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Casi todas las fuentes enviadas por la posible agencia rusa fueron eliminadas, como en Reddit, a las pocas horas de que Grasset revelara la campaña de desprestigio. Las personas que decían ser empleados de Fazze cambiaron sus perfiles a privado, e incluso borraron la información. El sitio web fazze.com quedó temporalmente fuera de servicio.

No está claro cuántas personas influyentes aceptaron la oferta.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

DW Logo
DW Logo