POR DANIELA ARBOLEDA FILIGRANA*
Hace exactamente dos años, tuve una reunión con el empresario Colombiano Alexander Torrenegra, quien tiene empresas como  Torre, Voice123, and Bunny Studio, que actualmente operan desde Silicon Valley. Quien me hizo pensar en el concepto de emprendimientos globales.

Al terminar la reunión me dijo: “Daniela tienes que pensar global, las conexiones del mundo son necesarias y muy fáciles de hacer con la tecnología, las conexiones locales te van a limitar demasiado en expandir el mercado”.

Tenía claro que el mundo realmente es muy pequeño y que se puede lograr conectar entre sí. Pero no tenia clara la estrategia que me permitiera realizar conexiones a partir de experiencias. Y realmente era mas fácil de lo que pensaba.

Lograr una conexión con experiencia viene siendo algo similar a resolver los problemas con impactos suficientes entre diferentes ámbitos y culturas que se puedan mover. La solución iba a ser un puente tecnológico que nos permitiera contar con una plataforma de contacto 24/7. Redes sociales, donde se trabaja la estrategia Touchpoints enfocada en toda una experiencia digital 360º. Adaptarse siempre será lo más innovador, ya sea para servicio y/o producto.

Este tipo de globalización a partir de la digitalización permite avanzar de forma “rápida”, lo que al final nos va a brindar un contacto directo y físico de forma duradera. Una relación realmente estrecha.

Le invitamos a leer: 30 promesas de los negocios Forbes 2021

Claves para ser “local” y escalable

Al pensar en emprendimientos globales es preciso tomar en cuenta lo siguiente:

  • Tener una visión clara, de lo que se necesita para lograrlo, “cuanto antes mejor”.
  • Contar con prototipitos para salir al mercado, sin arriesgar mayor capital invertido.
  • Contar con un equipo de trabajo diverso: de otras partes del mundo, pues entre más internacional estés desde el principio, mejor.

Le invitamos a leer: Ser emprendedor sin perderse en el intento

Un emprendimiento espiritual

Para construir un negocio con vocación escalable desde el momento cero se debe tener ambición por hacer algo realmente grande. Se debe tratar de algo que cambie por completo el sector en el que te mueves.

Hace unos años conocí a una emprendedora que tenía un servicio interesante. Éste se movía en el campo de la espiritualidad. Su marca iba evolucionando de manera lenta. Mientras lograba encontrar la dirección de estructurar una marca fuerte. Pero por más esfuerzos que hacía la marca seguía siendo local y satisfacer las necesidades de un público limitado se hacía cada vez mas difícil.

Tu espiritualidad, creada por Paula Vélez, parte de que antes de una marca hay un ser humano lleno de valores, que permiten crear un conjunto de habilidades para proyectar algo real.

Paula es una persona que ha dedicado su vida al entendimiento y la comprensión del ser humano, sin perder su esencia, donde su don es conectar la sabiduría del alma y crear vidas plenas.

Cuando Tu espiritualidad no avanzaba de forma creciente. Llega un punto en que si el público es limitado, o innovas demasiado y el ROI no va a ser coherente con lo que estas proyectando para lograr resultados.

Entonces tienes que dar el salto al otro lado y experimentar nuevas experiencias relacionadas con emprendimientos globales.

Le invitamos a leer: Sin un gran equipo, el emprendedor fracasa

¿Cómo te diste cuenta de la importancia de que ser globales, es la revolución empresarial?

Soy una persona medio obsesiva para las cosas que me gustan. Cuando se me ocurre algo busco la manera de entender cómo lograr y cómo funciona.

Buscando, leyendo, aprendiendo y tomando cursos entendí que detrás de todo magnate de los negocios había una mentalidad muy grande. Esa mentalidad no solo abarcaba las ventas de manera directa, sino que uno como individuo se debía incomodar mucho y expandir su visión de la vida.

Una buena amiga y un empresario, alguna vez en un live hablaron de cómo él, como Colombiano, había logrado estar en una posición tan grande en Silicón Valley y crear lo que había creado. Él respondió a esto, entre varias cosas, que fue al salir de su país, conocer otras culturas que expandió su visión.

Dentro de sus recomendaciones decía que alguna vez en la vida si queríamos tener un gran negocio debíamos vivir en una metrópolis.

Esto quedó muy grabado en mí, porque en algún momento ya lo había pensado. Pero me daba miedo dar ese paso. Sin embargo, cuando lo escuche dije: esto es lo que tengo que hacer. Fue como una confirmación para mí.

¿Cómo fue el proceso para que la marca funcionara como los emprendimientos globales?

Retomando el punto anterior, fue a partir de esto que decidí reinventar mi negocio.

Yo estaba acostumbrada a hacer mis eventos, mis talleres y entrenamientos de crecimiento personal y espiritual de forma presencial. Todo el modelo de negocio tuvo que cambiar, para migrar todo de manera online. Busque las personas que ya tenían negocios digitales, que ya sabían cómo crear cursos en línea, cómo venderlos y me entregué de lleno a aprender de este modelo de negocio.

Una vez que toda mi plataforma estaba en línea, vendí todo, me fui de viaje con un estilo de vida nómada a cumplir sueños y vivir por un tiempo en New York.

Creo que ese año más que expandirme como empresa fue hacerlo primero yo como ser humano. Creo firmemente que hasta donde te trabajas tú como líder y hasta donde llegas puedes acompañar a otros. Y mi meta siempre ha sido ser la mejor versión que pueda ser yo cada día para acompañar a otros a que descubran su máximo potencial.

Por eso me dediqué a expandir mi mentalidad, a fortalecerme como líder, mental y espiritualmente.

Cuando sentí que ya estaba lista, me entregué otra vez al negocio, a crear contenido de alto valor y enamorar no solo a las personas de mi país, sino de América Latina.

Claro está, que todo esto no lo he hecho sola. He tenido un equipo que ha desplegado lo mejor de ellos para hacer que mi contenido no solo sea atractivo para mi país, sino para el mundo de habla hispana.

Aquí me gustaría resaltar algo para los emprendedores que nos leen y decir que mi negocio nunca creció tanto como cuando tuve equipo. Pensamos a veces como emprendedores que podremos con todo, pero no es así. No hay mayor regalo que tener un negocio que no solo sirva para emplearte a ti, sino para dar empleo a otros y desde allí cada uno dedicarse a lo que es realmente bueno y poder impactar en grande

Como conclusión, creo que la estrategia de los emprendimientos globales es la más enriquecedora en la que puede aventurarse alguien que se dedica a los negocios que quiere impactar de forma positiva.

Debes saber esto, internacionalizarse con éxito más que un gran salto es un proceso con pequeños pasos constantes.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter: @Forbes_CA

*  Founder & manager innovation (CIO) de Miráfest Colombia;  además, es autor de La biblia de los millenials.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.