El multimillonario Elon Musk expandió su legado con Tesla, el gigante de la industria automotriz, y SpaceX, compañía que pretende volver a pisar la luna y colonizar otros planetas. Describir su personalidad puede resumirse en los siguientes rasgos: inteligente, líder, innovador, emprendedor y visionario.

Su éxito es indudable, pero ¿es posible copiar su ejemplo? El periodista Randy Garn de Entrepreneur destacó aquellos hábitos que hicieron de Musk lo que es hoy, cuyo talento ha cautivado la mirada del mundo entero.

El “NO” nunca será un impedimento

Hace tiempo, la primera esposa del empresario declaró que cuando éste cursaba la licenciatura recibió una calificación del 98%, sin embargo, Musk no tardó en aclarar la situación con su profesor para convertir esa cifra en 100%.

Otros hubieran sido felices con esa nota, ¿entonces por qué es importante el 2% restante? Debido a su ímpetu perfeccionista, para el multimillonario recibir un “no” por respuesta no es importante, por ello rehúye de sus miedos y persigue lo que para él es fundamental conseguir.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Miles de oportunidades son ignoradas día con día por el miedo a una palabra tan simple: “no”. Cuando uno es capaz de superar dicha barrera, el éxito se vuelve un hecho cotidiano.

El arte de la concentración

Se sabe que Elon Musk no pierde el enfoque una vez que se ha decidido a resolver un problema. Durante los primeros años de Tesla, el CEO dormía debajo de su escritorio y trabajaba alrededor de 75 horas a la semana por el bienestar de su compañía.

En su mente solo persistía el asunto al que deseaba buscarle una solución, nada interfería con esa tarea jamás. Hoy la automotriz sigue cosechando logros y constituyéndose en el mundo de la tecnología e innovación por sus ambiciosos proyectos.

Eso sería imposible si Musk no se hubiera permitido entrar en un “estado de fluidez”, el cual permite que una persona se sumerja en una sensación de concentración plena para llenarse de energía mientras disfruta del proceso. Se puede acceder a él cuando se dejan de lado actividades menos importantes que podrían constituirse en distracciones.

Si una persona quiere lograr algo similar, basta con reorganizar sus pensamientos, volverse productivo, efectivo y persistente.

Cuando la pasión se fusiona con la ética

Otro elemento indiscutible de la personalidad de Elon Musk es la pasión con la que ejerce su profesión. Sin ella, no se obtendrían proyectos de calidad para revolucionar al mundo, hecho que se liga a su ética profesional. “Ama lo que hace, porque hace lo que ama”, cita Randy.

Eso lo llevó a trabajar en turnos nocturnos, 80 horas a la semana. ¿Y por qué puede pasar tanto tiempo en una oficina? Porque su trabajo dejó de serlo para convertirse en un juego, en una misión que lo hace sentir satisfecho.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Pequeñas ideas, mentes grandes

Uno de sus mayores atributos es la forma en que Elon Musk se plantea algo hasta encontrar el método idóneo. “Muchas de las grandes ideas de Musk provienen de pequeñas preguntas. ¿Cómo hacemos que el tránsito de California sea más conveniente? Un ferrocarril. Un ferrocarril eléctrico. Un ferrocarril eléctrico que atraviese un enorme túnel, excavado en la ladera de una montaña”, explica Randy.

La estrategia se basa en proponer ideas pequeñas, simples, y alimentarlas hasta que progresivamente den un giro de 180 grados.

Siempre inquebrantable

La lista de rasgos planteados en su mayoría pertenecen a individuos de energía e intensidad sin límites. Musk se caracteriza por cultivar ese ingrediente de forma sana y constructiva.

No todos son capaces de sopesar una carga similar, puesto que algunos se derrumban y terminan con un rendimiento inferior. El multimillonario ha demostrado capacidad, enfoque y una mentalidad inquebrantable para ser un líder de los negocios.