Por Ronny Gudiño / La República

Estimular el consumo es fundamental para reactivar la economía, sin embargo, las señales apuntan a que esa ecuación no se dará en el corto plazo.

El costarricense está optando por medir con mayor cuidado lo que gasta ante la incertidumbre sobre el rumbo del país.

Al menos así se evidencia en la Encuesta de Confianza del Consumidor de la Universidad de Costa Rica (UCR), donde ante la pregunta de si son buenos momentos para adquirir artículos como muebles, pantallas, refrigeradoras y cocinas, las respuestas negativas alcanzaron el 71%.

Resultados similares se dieron cuando se les consultó si consideraban que eran buenos o malos momentos para adquirir una casa o comprar un carro.

A estas respuestas no se les puede atribuir exclusivamente el cuido de las finanzas, sino que también incide la falta de capacidad económica para adquirir esos bienes.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

El porcentaje de hogares que posee la capacidad de realizar gastos discrecionales como compra de terreno, irse de viaje o conseguir artículos grandes para el hogar, bajó de 33,6% en febrero de 2020 a 29,4% en la actualidad.

A eso hay que añadirle que, para los próximos 12 meses, 59 de cada 100 encuestados cree que sus ingresos serán menores o iguales a los que tienen actualmente.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Esos datos coinciden con las proyecciones de la OCDE, que estiman que Costa Rica es el sexto país –junto a España- que más tardará en retomar los niveles prepandemia en el PIB per cápita, sobrepasando incluso el 2022 sin esa recuperación. Solo Argentina, Sudáfrica, Arabia Saudita, México e Islandia cuentan con proyecciones más pesimistas.

Aunado a lo anterior, los nacionales consideran que sus ingresos crecerán a menor o igual ritmo que los precios en el país.

“Si se da una recuperación de empleo, en general la situación financiera de las personas costarricenses podría mejorar, pero está supeditada a eso, a la recuperación de los empleos”, expresó Melanie Jiménez, analista económica.

Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central, previó al inicio de la crisis por la pandemia que la caída en el consumo sería uno de los factores que golpearía la económica en Costa Rica.

Y justamente los datos de la autoridad monetaria apuntan a una variación interanual del gasto de los hogares para consumo de un -6%, de acuerdo al corte del tercer trimestre de 2020.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

*En alianza con La República