X
BREAKING
Bitcoin en El Salvador: Mitos y realidades

Por Natiana Gándara / Prensa Libre

Hace más de 25 años que se cultiva el bambú en Guatemala, y luego de varios estudios y exploración será posible   industrializarlo en el país.

Actualmente existen 12 mil hectáreas de cultivo de bambú, principalmente en la región sur, Retalhuleu, Suchitepéquez, Santa Rosa, incluyendo fincas particulares, y se cree que en el área del altiplano, la región de oriente y el caribe son áreas con potencial para el establecimiento de ese cultivo a futuro.

José Ángel López, ministro de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga) informó que Guatemala se encamina hacia la industrialización y comercialización del bambú a través de un proyecto que cuenta con el apoyo de la Misión Técnica de la República de China (Taiwán).

El proyecto será inaugurado próximamente y tiene un costo estimado de Q8 millones, destinados para la construcción de una infraestructura de 1 mil 750 metros cuadrados que albergará equipo de transformación industrial y un espacio para capacitaciones e investigación.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

El Proyecto Industrialización del Bambú en Guatemala se encuentra en el kilómetro 21.5 de la carretera al Pacífico, en Villa Nueva. Se espera la importación de 52 máquinas para el procesamiento de ese cultivo y la creación de infraestructura agropecuaria como galpones, invernaderos, piloneras y casas malla, entre otra.

Al año, el centro permitirá producir 50 mil varas de bambú con tratamiento y procesamiento como materia prima para construcciones. En cuanto a estructuras agrícolas, caña de bambú y muebles elaborados de madera laminada de bambú, se tiene previsto el mercado nacional y, a escala internacional, países como México, El Salvador y Honduras.

Con productos procesados como tableros o materiales de construcción se pretende llegar al mercado de América del Norte y Europa, bajo los debidos estándares de calidad.

La industrialización del bambú abre nuevas y mejores oportunidades de mercado. (Foto Prensa Libre: Cortesía Maga)

Capacitación técnica

Dentro del proceso arrancó una capacitación dirigida a más de 20 productores de bambú de todo país, quienes reciben orientación sobre   buenas prácticas para la comercialización del bambú, fortalecimiento organizacional, asociatividad y competitividad.

En opinión de Tomás Leal, quien tiene más de 30 años de experiencia en el cultivo y construcción con bambú, el potencial de mercado es grande y lo importante es que el centro podrá ser utilizado por  los mismos productores y artesanos; por lo tanto, el objetivo es precisamente hacer despegar la industrialización del bambú como soluciones habitacionales, o en la construcción de potreros, bodegas, entre otros, para uso de los agricultores porque es un material resistente, fresco, económico y ecológico.

Ejemplo de construcción con materiales de bambú. (Foto Prensa Libre: Cortesía Tomás Leal)

El ministro afirmó que la producción del bambú es rápida y su capacidad de captura de carbono es cuatro veces mayor que la de los pinos.

Además, puede proporcionar efectivamente materiales para la conservación del agua y el suelo, así como sustituir la madera.

“Guatemala tiene muchos entornos climáticos y las variedades de bambú adecuadas para diferentes regiones. Se encuentra cerca de los mercados de Latinoamérica, Europa y Estados Unidos. Su historia y cultura son muy similares, por lo que tiene mejores oportunidades para el desarrollo del mercado de productos de bambú”, expresó.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Germán Cerezo, presidente de la Comisión de Muebles, Madera y sus Productos (Cofama), de la Asociación Guatemalteca de Exportadores, agregó que   la industrialización del bambú debería generar un valor agregado a los productos que ya se fabrican en el país.

El verdadero valor agregado del bambú, especialmente en el sureste de Asia, parte de una tecnología en la que se trata y procesa para convertirlo   en tableros laminados, y va más allá de utilizarse en la construcción, sino que se pueden elaborar molduras y otro tipo de productos, concluyó Cerezo.

Estas son las máquinas que se usarán para la industrialización del bambú. (Foto Prensa Libre: Cortesía Maga)

Oferta para dar valor

El centro tendrá capacidad para producir piezas de tablero laminado de bambú, de aproximadamente 18 mil metros cuadrados, por año. Entre estas, planchas o pliegos con acabados finos a base de ese material.

También se producirán módulos de estructuras agropecuarias de bambú como viveros, piloneras o apriscos.

Al año, la sede permitirá producir 50 mil varas de bambú con tratamiento y procesamiento como materia prima para construcción.

Los productores, grupos y/o fabricantes interesados en participar en la capacitación pueden acercarse directamente al Maga.

Para el futuro se espera contar con el apoyo del Instituto Técnico de Capacitación y Productividad (Intecap) y universidades, para la impartición de talleres sobre procesamiento de bambú y operación mecánica, claves para la industrialización de esa madera, informó el ministro José Ángel López.

El bambú ya se utiliza en diferente tipo de construcciones. (Foto Prensa Libre: Cortesía Tomás Leal)

*En alianza con Prensa Libre