EFE.- El Reino Unido puede verse afectado por la aparición de nuevas variantes de COVID-19 a menos que los países más pobres reciban ayuda para vacunar a su población, alertó este miércoles John Bell, destacado experto de la Universidad de Oxford.

Si bien las vacunas son efectivas ante la variante Delta, identificada por primera vez en la India, la protección de cara a futuras variantes “no está garantizada para siempre”, dijo Bell a la BBC, con motivo de la celebración hoy en Oxford de una reunión de expertos, auspiciada por el Gobierno británico, para evaluar la mejor manera de crear confianza y animar a la gente a vacunarse.

Bell, experto en inmunología de prestigio internacional, alertó de que si el COVID-19 se propaga en otras partes del mundo, aparecerán entonces nuevas variantes que “se volverán contra nosotros”.

Al mismo tiempo, el catedrático dijo que si su país “se mete en una madriguera” cada vez que aparece una nueva variante, entonces el país solo estará “refugiado” durante un tiempo.

Le puede interesar: OMS anuncia acuerdo con Pfizer para distribuir vacunas en países pobres

El Gobierno británico planea suprimir todas las restricciones por el COVID-19 el próximo 21 de junio, pero algunos expertos piden retrasar esa medida por el alza de contagios de la variante Delta.

Según añadió Bell, las actuales cifras no parecen “demasiado intimidatorias”, pero aún quedan unas semanas antes de que el Ejecutivo decida si levanta o no las medidas.

“Aún necesitamos seguir de cerca las hospitalizaciones, si (la gente) enferma de gravedad o hay muertes”, señaló Bell, quien también avisó que es probable que la enfermedad no desaparezca.

El Reino Unido no registró ayer ningún fallecimiento por COVID-19, por primera vez desde el comienzo de la pandemia en marzo de 2020, aunque notificó otros 3,165 contagios, según datos divulgados el martes por el ministerio de Sanidad.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook