POR ARTURO SAÉNZ*
La pandemia del Covid-19 nos ha hecho recordar que el rol de los desarrolladores de ciudades y de proyectos inmobiliarios es de gran importancia en momentos en que la salud y el bienestar nos piden hacer nuevas intervenciones a los entornos. La investigación de materiales de construcción no contaminantes, las normas de uso de suelos y la construcción de soterrados de infraestructura son algunos ejemplos de ajustes históricos para mejorar nuestra calidad de vida mediante edificaciones saludables.

La generación de bienestar a través de los entornos tiene que ser complementada con promocionar y motivar nuevos hábitos como mejorar la alimentación, hacer ejercicios semanalmente y buscar interacciones que nos generen paz mental. El reto para el desarrollador de proyectos es ése, crear y diseñar proyectos atractivos y rentables que al mismo tiempo tengan gran impacto en la humanidad.

La buena noticia es que no necesariamente hay que crearlos de cero. También podemos realinear los atributos de los proyectos existentes con la intención de ofrecer a corto plazo ambientes que mejoren nuestra salud.

Le invitamos a ver: Panorama inmobiliario en Centroamérica

Edificaciones saludables, una realidad

Hace algunos meses realizamos un diagnóstico de oportunidades generadoras de bienestar para un proyecto inmobiliario en el corregimiento de Sorá, en Panamá. Para analizarlo realizamos varias visitas al lugar para explorar, entender, y vivir la experiencia completa. Además investigamos sobre la historia y esencia del lugar.

En este proyecto nos encontramos con características únicas de edificaciones saludables. Entre ellas: aire puro, clima agradable, múltiples escenarios para generar conexión natural, y estructuras que promueven actividades al aire libre. Sin duda, un lugar innato de bienestar desde su ADN. Temas como el “forest therapy” y su capacidad comprobada de subir el sistema inmune al realizar paseos en bosques, empezaron a aflorar.

Otros conceptos, como diseñar a favor del ritmo circadiano, promover la agricultura urbana, diseñar casas que protejan la salud y complementar con elementos con arte, cultura y familiaridad, se empezaron a listar como un primer bosquejo para una estrategia futura de desarrollo que incluye también una comunicación efectiva.

Le invitamos a leer: Los retos del sector inmobiliario de Centroamérica

¿Cómo generar entornos saludables en la ciudad?

Panamá, a lo largo de todo su territorio, tiene muchos lugares con activos intrínsecos de bienestar. Pero no necesariamente se convierten en lugares exclusivos de generación de salud. De hecho, cualquier proyecto en ciudad, montaña o costa y de cualquier uso residencial, comercial o mixto, tienen la oportunidad para comunicar, gestionar y promover entornos saludables.

Al hablar de edificaciones saludables hay que mencionar que una oficina corporativa o un residencial en la mitad de la ciudad tienen las oportunidades de crear su propio ambiente protegido.

Existen normas internacionales para el desarrollo de proyectos, como el estándar WELL, que ofrece una base de conocimiento y buenas prácticas para la implementación de ambientes saludables.

Es aplicable para ambientes externos e internos. Esto, debido a que guía al desarrollador en la aplicación de normas actualizadas para ventilación, filtración y control de humedad. También hay que agregar otros lineamientos para gestionar mejor el agua, la movilidad, la paz mental, la luz, el confort, la nutrición y el ambiente comunitario.

Le invitamos a leer: El sector inmobiliario tiene un repunte incipiente

Normas de bienestar

Ya en Panamá existen varias empresas que están en proceso de aplicación de las normas de bienestar. En el caso de las empresas se entiende rápidamente, porque está comprobado que la comodidad, la paz mental, la felicidad y la gestión de hábitos saludables en los colaboradores aumenta la productividad. De igual modo, baja la incidencia de las enfermedades y refuerza la cultura y el mensaje de la alta gerencia. Todos estos beneficios de las edificaciones saludables están relacionados con disminución de costos administrativos.

La pandemia le ha hecho un llamado a la industria inmobiliaria y es nuestro deber adaptarnos. Se lo debemos a las futuras generaciones. La mejor apuesta hacia el futuro es construir “bienestar”.

* Arturo Saénz es Ingeniero. Posee una maestría de administración de empresas y es certificado PMP y WELL AP. Tiene más de 25 años de experiencia en desarrollo de proyectos inmobiliario. Actualmente es Director Ejecutivo de la empresa Synchro Projects and Solutions.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter: @Forbes_CA

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes Centroamérica.