Por Taisha Landeros e Israel Pantaleón
Ser parte de la era digital es prácticamente obligatorio en el nuevo mundo, sobre todo cuando se buscan oportunidades laborales en el mercado laboral en Centroamérica. LinkedIn es una red social que sirvió de puente para conectar a las empresas con el talento, cuya comunidad ya rebasa los 660 millones de usuarios. Tal popularidad la posicionó en el cuarto lugar de las compañías con mayor crecimiento en 2020, y de acuerdo con su último balance de resultados, esto le permitió ganar 3,000 millones de dólares (mdd).

América Central no es la excepción, ya que desde el 2012 el número de personas conectadas a dicha red ha incrementado gradualmente. El director de LinkedIn para Hispanoamérica, Ramiro Luz, señala que, aún cuando la región alberga países con características diferentes entre sí, cada vez son más los individuos que se unen a la plataforma.

“En América Latina ya somos más de 114 millones de usuarios. Naturalmente territorios como Brasil, México y Colombia, cuentan con muchos millones de usuarios en comparación con los de Centroamérica donde están más distribuidos”, agregó Ramiro.

Leer: Generación de empleos, la misión del CINDE en Costa Rica

Pese a esto, las tendencias que influyen en la región no distan de ser las mismas que se observan de manera global. El experto recalca que las ofertas de trabajo en el mercado laboral en Centroamérica descendieron considerablemente durante los primeros meses de la pandemia, situación de la que todavía no se libera la economía mundial, pero que cada vez encuentra mayores válvulas de escape. 

El mercado laboral en Centroamérica transita bajo una dinámica compleja, donde algunas industrias crecen más que otras. Actualmente existe la necesidad de redirigir las búsquedas profesionales al entorno digital, dado que en áreas de recursos humanos se enfatiza mucho más en la transformación tecnológica y la forma en que esto impactará en la demanda laboral.

RUMBO A LA TRANSICIÓN

La digitalización era tema frecuente para las sociedades prepandémicas, sin embargo, la crisis sanitaria obligó a los comercios de todos los alrededores a cambiar de directrices abruptamente. “Con la pandemia este proceso se impuso de manera rápida. Muchas empresas han transformado sus procesos de atención a clientes, la manera en que ofrecen sus servicios, venden, contratan, interactúan con sus empleados y gestionan equipos”, apunta Luz.

El director explica que esto impacta en el tipo de aptitud y habilidades que perseguirán las compañías en los próximos meses. Existe un aumento en las ofertas dentro del mercado laboral en Centroamérica relacionadas con profesionales en software, tecnologías de la información y el comercio electrónico con el fin de trasladar este potencial en soluciones que se implementen en las compañías.

“Eso genera una potencial brecha de habilidades bastante importante que debe observarse desde distintas perspectivas”, destaca Ricardo. De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en Centroamérica la adopción digital se traduce en 47%, lo que le impide alcanzar el protagonismo que México, Colombia y Brasil ganaron en 2019 al generar 4,600 millones de dólares con ayuda de la economía digital, informó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Lo anterior, impondrá ciertos desafíos para las naciones centroamericanas, las cuales también se enfrentarán al trabajo remoto, la gestión y la comunicación eficiente, bases que solo evolucionarán incorporando herramientas tecnológicas. Aunado a lo anterior, Luz suma retos como la capacidad de inversión, lo que se percibe como un limitante tras el impacto de la actual crisis financiera.

El especialista añade que “el mercado laboral en Centroamérica está en ese proceso de ajuste. Determinados trabajos han reducido su oferta y otros están emergiendo como lugares de bastante oportunidad, pero este cambio no suele pasar con la misma velocidad en todos los sectores”.

Tras el panorama descrito, Ricardo asegura que las empresas se enfocarán en aquellos perfiles que además de contar con experiencia, tengan aptitudes tales como la facultad de hacer frente a cambios potenciales, y por supuesto, estén involucrados en mayor o menor medida con las TIC’s.