El año pasado, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) reveló que en 2019, el número de personas que vivían con hambre en América Latina y el Caribe se situó en 47 millones. Ante ello, Sanofi declaró que la atención de los malos hábitos alimenticios es vital para prevenir enfermedades crónicas.

A través del Panorama de la seguridad alimentaria y nutricional en América Latina y el Caribe 2020, la FAO informó que en 2019 hubo un incremento de más de 13 millones de personas en el total de la población subalimentada solo en los últimos cinco años.

A través de un comunicado, Jimmy Ciprian, gerente de Desarrollo Estratégico Consumo Masivo de Sanofi, comentó que en estos momentos es necesario ayudar a la sociedad a entender sobre la importancia de los buenos hábitos alimenticios.

Citó que la Organización mundial de la Salud (OMS) ha reconocido que la nutrición está pasando a primer plano como un factor modificable en enfermedades crónicas. Además, la evidencia científica respalda que las alteraciones de la dieta tienen efecto positivo y negativo en la salud a lo largo de la vida.

En abril de este año, la OMS informó que la ingesta excesiva de sodio causa alrededor de 4.1 millones de decesos anuales en el mundo. Por otro lado, 1.6 millones de muertes anuales pueden atribuirse a una actividad física insuficiente.

El principal factor de riesgo metabólico es el aumento de la presión arterial (al que se atribuyen el 19% de las muertes a nivel mundial). Posteriormente se encuentran el sobrepeso y la obesidad y el aumento de la glucosa sanguínea.

Le puede interesar: Sanofi: urge vacunar contra el COVID-19 a pacientes crónicos de Latinoamérica

Pandemia evidenció importancia de atender los malos hábitos alimenticios

Jimmy Ciprian sostuvo que los números de desnutrición y obesidad son muy claros. Esto se suma a los malos hábitos alimenticios producto del confinamiento, los factores de ansiedad, de las extensas horas de trabajo, entre otros.

“De allí la importancia y necesidad de generar conciencia en la población sobre mejorar la calidad de la dieta, para no solo cambiar estas cifras. También para reducir la cantidad de otras enfermedades crónicas que están afectando a tantas personas a nivel mundial”, declaró el médico.

La FAO declaró a través de su informe que las metas de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible relacionadas con la seguridad alimentaria y la nutrición no podrán alcanzarse. Principalmente porque algunos territorios de América Latina y el Caribe mantiene altos niveles de malnutrición.

Las principales causas de la malnutrición son las limitadas oportunidades económicas, la escasa presencia de servicios públicos y la exposición a eventos climáticos severos.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter