EFE.- El Gobierno de Nicaragua anunció este miércoles que retrasará la aplicación de la segunda dosis de la vacuna contra COVID-19 Sputnik V, de fabricación rusa, hasta nuevo aviso.

El anuncio lo hizo la vicepresidenta y primera dama de Nicaragua, Rosario Murillo, luego de que el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, del gobierno de Rusia, informó que la segunda dosis puede ser aplicada hasta 90 días después de la primera.

“El Minsa (Ministerio de Salud) va a convocar a todos los que fueron citados, a partir de la primera dosis, para explicar en qué fecha se estaría asegurando la segunda dosis o componente dos de la vacuna Sputnik V”, dijo Murillo.

Las primeras dosis de la vacuna Sputnik V fueron aplicadas en Nicaragua a inicios de mayo, y se esperaba que las segundas fueran aplicadas a fines de mayo. El Gobierno había suspendido las segundas dosis, pero no explicó las razones hasta este jueves.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

“El Minsa informa a las personas que han recibido ya la primera dosis de la vacuna rusa Sputnik V, que se puede esperar un máximo de 90 días después de la fecha de la primera inmunización, para luego pasar a recibir la segunda dosis”, indicó la vicepresidenta.

Con base en dichas declaraciones, las segundas dosis de Sputnik V podrían ser aplicadas en lo que resta de junio.

“El incremento en el intervalo de vacunación entre los dos componentes de la vacuna Sputnik V no afecta la fuerza de la respuesta inmune, incluso en algunos casos incrementa la fuerza y duración de esa respuesta”, insistió la esposa del presidente Daniel Ortega, con base en una recomendación del centro Gamaleya.

El impacto del COVID-19 en Nicaragua es incierto, ya que las cifras reportadas por el Minsa, que reflejan 187 muertos y 7,501 casos confirmados, son rechazados por el gremio médico, que ha pedido al Gobierno que muestre los “datos reales” de la pandemia.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

En cambio, los médicos sí reconocen las estadísticas del independiente Observatorio Ciudadano Covid-19, que indican que la pandemia ha dejado 3,294 fallecidos con neumonía y otros síntomas de COVID-19, así como 16,895 casos sospechosos, clasificados así porque solamente el Ministerio de Salud tiene acceso a las pruebas para detectar la enfermedad.

Nicaragua también ha aplicado primeras dosis de la vacuna Covishield, sobre la que no ha brindado actualizaciones.