Por Ronny Gudiño / La República

Los exportadores denuncian desinterés de las autoridades por solucionar de manera rápida la infraestructura portuaria del país, así como su operatividad.

Estos actores reclaman pérdidas en meses recientes por el mal estado de los puertos, además de los procesos que estos tienen, señalando falencias que han identificado.

Desde la Cámara de Exportadores reclaman que la ampliación en Caldera debió haber iniciado desde que llegó al 55% de su capacidad; hoy día opera a un 90%, la cual está lejos de ser suficiente para suplir las necesidades actuales de los exportadores, consideran.

Como ejemplo, el 22 de mayo los puestos de atraque 1, 2 y 3 suspendieron operación durante 26 horas y el puesto 4 (granelero), suspendió operación por 60 horas por afectación de oleajes, mientras cuatro barcos esperaban en bahía.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Mientras que con respecto a la Terminal de Contenedores de Moín, se quejan de que se torna un “cuello de botella”.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

“Los transportistas se han visto obligados a esperar hasta seis horas para ser atendidos perdiendo la cadena de frío en las cargas que lo ameritan, restando productividad a sus equipos y terminan impactando la tarifa al exportador. Los costos de esa terminal son considerablemente elevados y hay una total falta de información sobre los planes de contingencia para manejar complicaciones como la que se dio hace unas semanas con dos de las seis grúas que operan en la Terminal”, exponen en un comunicado los exportadores.

*En alianza con La República