Recientemente Costa Rica se sumó a los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Si bien, su integración tendrá beneficios para el país, también existen retos que deberá enfrentar Costa Rica ante la organización, aseguró Mariamalia Guillén, presidenta de la Cámara de Comercio Internacional de Costa Rica.

La OCDE tiene como objetivos promover políticas destinadas a economía, empleo y a un aumento del nivel de vida en los países miembros. Esto, manteniendo la estabilidad financiera y contribuyendo al desarrollo de la economía mundial.

Los países miembros deben promover el uso eficiente de sus recursos económicos, e impulsar políticas diseñadas para lograr el crecimiento económico y la estabilidad financiera interna y externa.

 “Es un gran reto y un privilegio que Costa Rica pueda ser parte de esta organización. Hemos pasado por un proceso de aprobación de leyes para acceder a la OCDE. También es un reconocimiento a este compromiso que hemos adoptado para mejorar las prácticas. Además, queremos cumplir con estándares internacionales para el desarrollo del país”, reconoció Guillén.

Leer también: OCDE pide corregir fallas estructurales que han lastrado a Latinoamérica

Requisitos para la integración de Costa Rica

Mariamalia Guillén detalló que Costa Rica debió cumplir con recomendaciones emitidas por la OCDE. En materia de política de competencia, señaló que la organización internacional recomendó fortalecer y respetar la autonomía de la Comisión para Promover la Competencia (Coprocom). Por ello, aclaró que se aprobó una ley para atender la recomendación de la OCDE.

En materia de transparencia, la también socia fundadora de CCA Business Strategy indicó que la OCDE propuso que todas las compras de las instituciones de gobierno se deben realizar a través del Sistema Integrado de Compras Públicas (Sicop).

Sobre anticorrupción, la OCDE reconoció que Costa Rica ha mejorado su legislación en materia de soborno transnacional, pero debe reforzar su aplicación y cerrar brechas legales.

La Organización sostuvo que Costa Rica no incluye algunas de las formas más comunes de su comisión. El requisito del dolo gravoso del delito podría conllevar a que no se castiguen la mayoría de los casos de soborno transnacional cometidos a través de intermediarios.

“Son temas en los que nos hemos ido adaptando para ser parte de la OCDE y nos vamos a adaptar aún más conforme vayamos a trabajar con los expertos de la organización”, apuntó Guillén.

Leer también: OCDE prevé un crecimiento gradual de Costa Rica en 2021 y 2022

Deuda pública y regularización laboral, principales retos

Por otra parte, mencionó que en materia económica los principales retos de Costa Rica ante la OCDE serán mejorar la eficiencia del gasto. Asimismo, el desempeño del sector público y el alto costo de servicio de deuda.

“El mayor problema es que Costa Rica está endeudada. La pandemia empeoró la situación y tenemos que aprender de los países de la OCDE, en temas tributarios”, manifestó.

Otro tema que destacó la presidenta de la Cámara de Comercio Internacional de Costa Rica fue la reducción de las barreras a la formalización de trabajadoras y trabajadores. Del mismo modo, el aumento de la participación de las mujeres en la fuerza laboral.

Oportunidades de la integración de Costa Rica a la OCDE

Al profundizar en las ventajas de que el país centroamericano se sume a la organización, la experta destacó que el comercio internacional a través de los países OCDE representa casi el 80% del comercio y de las inversiones mundiales.

“Para nosotros es una gran oportunidad ser parte de este grupo selecto de países. No solo porque nos pone a la vanguardia en temas de soluciones innovadoras y mejores prácticas, sino que nos ayudará a tener cercanía y la asesoría de los miembros”, dijo.

Sin embargo, puntualizó que las empresas costarricenses deben tener las herramientas suficientes para crecer con base en la experiencia internacional y recomendaciones de la OCDE. Para ello, dijo, se deben contar con las regulaciones que permitan acceder a dichas herramientas.

“El hecho de que Costa Rica sea de los países de Latinoamérica que están en la OCDE, es un apoyo para la región y no un tema de competencia. Su integración representa un referente de lo que se ha logrado en la en Latinoamérica”, concluyó.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter