Reuters.- Los costos de cobertura para las oscilaciones de las 10 divisas más negociadas del mundo han caído en las últimas semanas, lo que ha hecho que los observadores del mercado adviertan de la complacencia de los inversores y fomenten la compra de protección contra la volatilidad futura.

La volatilidad implícita -que mide el costo de la compra de opciones para protegerse de los movimientos de las divisas- en todo el grupo de monedas del “G10” ha caído en conjunto en las últimas semanas, lo que implica que los operadores esperan que las divisas estén relativamente calmas en los próximos meses.

El índice de volatilidad de divisas de Deutsche Bank, que muestra una media de la volatilidad implícita a tres meses para los principales divisas, ha caído a su nivel más bajo desde julio de 2020.

Por su parte, el índice de volatilidad de las divisas del G7 de JP Morgan ha alcanzado mínimos que no se veían desde marzo de 2020, cuando una venta en los mercados globales impulsó el apetito por dólares.

Le puede interesar: China eleva requisitos de divisas en bancos para contener avance del yuan

La caída de estos indicadores refleja un fenómeno más amplio en los mercados financieros: la supresión de la volatilidad por parte de los bancos centrales que han relajado la política monetaria hasta niveles sin precedentes para amortiguar la devastación económica provocada por la pandemia.

Sin embargo, a medida que las vacunas permiten la reapertura de las economías y las expectativas de inflación aumentan, algunos bancos centrales, como el Banco de Canadá y el Banco de Inglaterra, han comenzado a reducir los programas de compra de activos. Otros, como la Reserva Federal de Estados Unidos, han insinuado que se pondrá fin a la liquidez fácil, aunque no todavía.

Normalmente, los cambios en la política de los bancos centrales provocan un aumento de la volatilidad de las divisas, ya que los inversores valoran las políticas monetarias divergentes de los distintos países.

“Si vemos algunas sorpresas en la evolución de las tasas de interés, es probable que también afecte a los tipos de cambio, especialmente si los movimientos de tasas son asíncronos”, dijo Kambiz Kazemi, CIO de Validus Risk Management.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Algunos inversores aconsejan aprovechar el bajo costo actual de las opciones -que califican de indicador de la complacencia del mercado- como una oportunidad para comprar protección contra futuras oscilaciones.

“Es preocupante porque cuando vemos volatilidades agregadas del G10 por debajo del 6%, normalmente se considera un buen nivel para comprar volatilidad”, dijo Peter Kinsella, jefe de estrategia de divisas del banco privado suizo UBP, citando el índice de volatilidad del G7 de J.P. Morgan a un mes.

“En mi opinión, muestra que los mercados son algo complacientes”, dijo.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter