Reuters.- Más de 47,000 animales vivos estuvieron a la venta en mercados de Wuhan en un periodo de dos años y medio antes de que se registraran los primeros casos de COVID-19 en la ciudad a fines del 2019, según un nuevo estudio, lo que destaca los riesgos del comercio con animales salvajes en China.

Un documento de investigación publicado en la revista Scientific Reports indicó que hasta 38 especies fueron vendidas en 17 mercados de Wuhan entre mayo del 2017 y noviembre del 2019, incluyendo especies protegidas, en condiciones de higiene y cuidado que incrementan los riesgos sanitarios.

Muchos de los primeros casos de COVID-19 en humanos fueron vinculados al mercado de pescados y mariscos Huanan de Wuhan, donde inicialmente se identificaron las primeras infecciones de SARS-CoV-2 en humanos.

Sin embargo, algunos contagios iniciales estuvieron conectadas a otros mercados de Wuhan, donde se descubrió un linaje separado del SARS-CoV-2, lo que eleva la posibilidad de que la infección en humanos haya sucedido mucho antes, quizás a través del tráfico de animales salvajes.

Le puede interesar: EU examina reportes de casos por Covid-19 en laboratorio de Wuhan previo a la pandemia

Un estudio conjunto de China y la Organización Mundial de la Salud que fue publicado a fines de marzo dijo que no había reportes verificables de que mamíferos vivos estuvieran en venta en el mercado de Huanan en 2019, aunque añadió que había indicios de que sí fueron comercializados en el pasado.

Aunque se ha especulado que el SARS-CoV-2 podría haberse filtrado de un laboratorio de Wuhan que estudia los coronavirus, todavía se cree que se originó en los murciélagos, y que la coincidencia natural más cercana se encuentra en una cueva en Yunnan.

El estudio conjunto de la OMS y China dijo que lo más probable es que el virus ingresara a los humanos a través de una especie intermediaria y que los pangolines a menudo se identifican como posibles candidatos.

El nuevo artículo, escrito por investigadores de China, Gran Bretaña y Canadá, dijo que no había evidencia de que se vendieran murciélagos vivos o pangolines en Wuhan en el periodo estudiado, pero que se ofrecieron a los clientes visones, perros mapaches, ardillas y zorros.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter