Por Rosa María Bolaños / Prensa Libre

El presupuesto gubernamental del 2021 registró una ejecución del 31.9% en el período de enero a mayo, algo que analistas consideran que refleja desorden en las finanzas al no haberse presentado una readecuación de ese plan de gastos como lo había ofrecido el Organismo Ejecutivo para buscar una aprobación del Congreso.

La ejecución en este período está por debajo de los promedios del 2015 al 2019, donde se situó entre 33.08% y 37%, mientras que solo superó al 2020, con 30%, según los registros del Sistema de Contabilidad Integrada Gubernamental (Sicoin).

Es el tercer año que se usa el mismo presupuesto, establecido originalmente para 2019, pero que siguió vigente para 2020 y 2021 al no aprobarse uno nuevo —el último fue vetado por el presidente Alejandro Giammattei—.

El monto vigente es de Q107 mil 521.4 millones, cifra con la que cerró el 2020, en cuyo período se incluyeron los fondos para mitigar el impacto de la pandemia del covid-19 en la economía nacional, y que solo se podrían ejecutar ese año.

Sin embargo, como ya no se cuenta con esos fondos y no se readecuó mediante decreto legislativo, el gobierno lo que hizo fue una readecuación interna.

El viceministro de Finanzas, Edwin Martínez, comentó que establecieron un presupuesto máximo Q94 mil 350 millones y estiman que se pueda ejecutar alrededor del 95%. La fijación de ese límite se hizo porque para este año ya no están disponibles los fondos de emergencia aprobados el 2020, en los decretos 12, 13 y 20 del Congreso, por más de Q11 mil millones, dijo.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

De tomarse como base los Q94 mil 350 millones dichos por el funcionario, para estimar la ejecución presupuestaria, esta sería de alrededor del 36%.

El analista económico y exviceministro de Finanzas, Erick Coyoy refiere que como el gobierno ya no hizo una readecuación oficial, se distorsiona el reflejo de las cifras y limita el análisis. Sin embargo, refirió que se observa que la ejecución no va bien.

Una explicación es que el país ya pagó más de US$700 millones por vacunas contra el covid-19, y esos fondos se reflejan como ejecutados en el Ministerio de Salud, pero no tiene resultados, ya que casi no se han recibido las dosis. A su criterio, las vacunas no se debieron pagar por adelantado como se hizo por las rusas Sputnik V.

A dicho ministerio se les trasladaron Q1 mil 530 millones para esas compras por un decreto aprobado por el Congreso.

También se observa que el Ministerio de Educación registra casi el 40% de ejecución, pero se ha dedicado casi solo a pagar salarios “lo que están haciendo es lo mismo de siempre, pagar salarios, y no tienen programas nuevos ahora en pandemia, lo cual no equivale a buenos servicios”, agregó.

El presupuesto de Educación va a tener faltantes y necesitará una ampliación, ya que no le alanzará para los compromisos por aumentos de sueldos que asumió, dijo Coyoy.

En tanto en el caso del Ministerio de Comunicaciones lo que se observa es una baja ejecución (del 30%) si se toma en cuenta que el verano ya terminó y no se aprovechó para ejecutar más obra.

A criterio de Coyoy lo que se observa es una baja ejecución y desorden en las finanzas, pero lo que podría significar riesgos es que al mantener un límite máximo de Q107 mil 521.4 millones para presupuesto, el Congreso, por decisión propia o a solicitud del Ejecutivo, decida en el segundo trimestre retomar nuevos endeudamientos.

Respecto a ministerios que en el 2020 tuvieron a su cargo fondos de emergencia por la pandemia como el de Desarrollo Social, el de Economía y una parte el de Agricultura, reflejan una muy baja ejecución de 4.8%, 3.4% y 21.2%, respectivamente porque se mantienen vigentes las cifras del año pasado según el último presupuesto vigente con un decreto del Congreso, pero no cuentan con esos fondos para el 2021. Sin embargo, Coyoy dijo que se deberá analizar la ejecución de cada uno.

Ricardo Rodríguez, analista de Cabi, refirió que el gobierno tiende a tener una dificultad de ejecución en los primeros meses del año, y probablemente en el segundo semestre se acelere. Sin embargo, coincidió con Coyoy respecto que el no haber readecuado el plan de gastos de forma oficial dificulta los procesos de monitoreo y seguimiento del gasto.

Desafíos

El viceministro refirió que el presupuesto es del 2019 y lleva tres años de vigencia en donde los ministerios grandes como Salud, Gobernación, Defensa y Educación tienen gastos altos de funcionamiento y se acercan al promedio con buena ejecución.

Al pasar cada año sin un presupuesto nuevo fuentes como préstamos y donaciones ya no son ejecutables. Aunque la recaudación ha estado mejor y permitió que se puedan cubrir los gastos, agregó.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Hablar de un estimado de 95% de ejecución sobre los Q94 mil 300 millones que puso de límite el Ejecutivo para el 2021, dependerá de la capacidad que tengan las instituciones de gastar los recursos de préstamos, añadió.

Martínez explicó que hay recursos de préstamos aprobados por Q5 mil millones, pero a la fecha va ejecutado muy poco, alrededor del 5%, ya que las entidades deben de cumplir con los requisitos para ser desembolsados.

En el caso de Educación, el impacto que ha tenido son los aumentos de salarios, en el 2020 el Congreso hizo un incremento de Q1 mil millones para la entidad ha ido readecuando el presupuesto y no ha dejado de pagar pero el cierre del año puede ser complicado y habrá que buscarle dinero y espacios para financiar esos rubros, explicó.

*En alianza con Prensa Libre