EFE.- La Asamblea Nacional de Nicaragua (Parlamento) condenó “enérgicamente” este jueves las sanciones que impuso Estados Unidos contra cuatro asesores del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, incluida su hija Camila Antonia Ortega Murillo, tras el arresto de líderes de la oposición y precandidatos electorales en los últimos días.

“Condenamos enérgicamente las acciones injerencistas, interventoras, unilaterales y arbitrarias del Gobierno de los Estados Unidos de América en contra del pueblo de Nicaragua”, señala la declaración, aprobada con 72 votos de los diputados sandinistas y sus aliados, que tienen mayoría absoluta en el Congreso, frente a 14 que se abstuvieron y dos que no ejercieron su derecho al voto.

En la declaración, denominada “En defensa a la soberanía nacional y rechazo a la agresión injerencista contra el pueblo de Nicaragua”, también respaldan “las acciones legales que ejecuta el Ministerio Público y la Policía Nacional” en contra de los líderes opositores que han sido detenidos en los últimos días.

En la declaración condenaron, además, a aquellos que inciten a la injerencia extranjera en los asuntos internos, pidan intervenciones militares, se organicen con financiación de potencias extranjeras para ejecutar actos de terrorismo y desestabilización, que propongan y gestionen bloqueos económicos, comerciales y de operaciones financieras en contra del país y sus instituciones.

También contra aquellos que demanden, exalten y aplaudan la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua, “constituyéndose en traidores de la patria”.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Asimismo, exigen el cese “a la continua injerencia e intervención que manifiestan las acciones históricas de violencia y agresión contra el pueblo de Nicaragua”.

LOS SANCIONADOS

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos decidió sancionar ayer a Camila Antonia, hija de Ortega que dirige el evento de modas Nicaragua Diseña, la Comisión Nacional de Economía Creativa, y de quien, según dijo EE.UU., dirige también el canal 13 de la televisión local, un “medio de gestión familiar” que “difunde propaganda oficial”, mientras el Ejecutivo “asfixia a medios rivales independientes”.

También sancionó al presidente del Banco Central de Nicaragua, Ovidio Reyes; al jefe del grupo parlamentario sandinista, Edwin Castro; y al general de brigada Julio Modesto Rodríguez Balladares, director ejecutivo del Instituto de Previsión Social Militar (IPSM), el brazo financiero del Ejército de Nicaragua.

Como resultado de las sanciones quedan congelados todos los bienes que los implicados pudieran tener en EE.UU.

Además, se les prohíbe hacer cualquier transacción financiera con ciudadanos estadounidenses o que implique algún tipo de tránsito por la potencia norteamericana, lo que busca dificultar a los sancionados el acceso al sistema financiero internacional, basado en el dólar.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Washington ya había sancionado a la vicepresidenta y primera dama del país, Rosario Murillo, así como a otros tres hijos: Rafael Antonio, Laureano y Juan Carlos, todos Ortega Murillo.

Las autoridades nicaragüenses han arrestado en total a cuatro aspirantes opositores a la Presidencia de Nicaragua -Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro García-, así como a José Adán Aguerri, expresidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), principal patronal de Nicaragua, y a otros dos políticos opositores.

Esos opositores fueron detenidos bajo la acusación de “realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía, y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, pedir intervenciones militares”, y otros delitos, según la Policía Nacional, que dirige Francisco Díaz, consuegro de Ortega.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter