La Asociación Bancaria Salvadoreña (ABANSA) manifestó a través de un comunicado que se apegarán a los objetivos de la nueva Ley Bitcoin, siempre y cuando el gobierno de El Salvador realice un análisis adecuado que contemple los desafíos que implica “cualquier proyecto innovador”.

El pasado 8 de junio, la Asamblea legislativa aprobó el curso legal de las criptomonedas, lo que convirtió a El Salvador en la primera nación en el mundo que reconoce al bitcoin como una moneda legal de intercambio. Esto trajo consigo un cúmulo de dudas respecto a la forma en que se implementarían las transacciones e incluso se especuló sobre la desaparición del dólar.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

En ese contexto, los bancos manifestaron que mantienen interés en los aspectos relacionados con la transición digital y en todo aquello que promueva el desarrollo del país. Por esto, contribuirán con los objetivos propuestos en la nueva legislación, aunque deberán estimarse adecuadamente los riesgos de su efectuación.

Asimismo, esperan conocer “el avance técnico y operativo de esta ley, mediante el reglamento y la normativa que emitan las autoridades correspondientes”, y exhortan al gobierno a trabajar en conjunto con las instituciones financieras para esclarecer cualquier inquietud que manifiesten los salvadoreños.

ABANSA también aclaró que el dólar se utilizará como moneda de referencia con fines contables, por lo cual, tanto depósitos como préstamos se contabilizarán bajo este concepto.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

“Por ser un tema innovador, se considera indispensable que el Estados realice programas de educación financiera sobre el uso de este instrumento a fin de preparar a la población”, señaló el organismo.

De esta forma, los bancos se apegarán a la legislación y darán cumplimiento a cada una de las disposiciones que ésta implique. “Los miembros de ABANSA están comprometidos con la estabilidad y solidez del sistema financiero, acompañando continuamente el desarrollo económico y social de El Salvador”, concluyó la institución.