EFE.- La Conferencia Episcopal de Nicaragua confirmó este viernes que el obispo emérito César Bosco Vivas Robelo, fallecido hace un año a los 78 años, murió por COVID-19, al igual que otros sacerdotes y religiosos.

“Como Iglesia (católica) hemos perdido, víctimas del COVID-19, a nuestro querido hermano monseñor Bosco Vivas Robelo, obispo emérito de (la diócesis de) León y, en toda la Provincia Eclesiástica, hermanos sacerdotes, religiosos y religiosas, e innumerables fieles comprometidos con el trabajo pastoral, contagiados en el servicio a sus hermanos”, afirmó el Episcopado en un mensaje pastoral.

En el mensaje suscrito por los nueve obispos que conforman el Episcopado y emitido “frente a la amenaza de la pandemia de la COVID-19”, los obispos exhortaron “a todos a amar su vida y la vida de sus prójimos guardando las medidas sanitarias, el distanciamiento social y el uso de mascarilla”.

También “observando los protocolos de bioseguridad en las celebraciones litúrgicas con presencia de fieles y manteniendo viva la confianza y la fe” en Dios y la Virgen María, agregó.

Le puede interesar: Falla provoca apagón total en Nicaragua y parcial en Centroamérica

En el mensaje, los jerarcas agradecieron “al Señor por el don del servicio de científicos y laboratorios que investigan y fabrican las vacunas, a médicos y personal sanitario que fieles a su vocación de servicio y con riesgo de su propia vida atienden a los contagiados de COVID-19, en muchas ocasiones sin contar con la debida protección”.

También agradecieron “por el don del servicio de las brigadas de vacunación, por su buen trato y atención personal, por su empatía y servicio”.

Nicaragua registra 188 muertes por COVID-19 y 7,682 contagios desde que la enfermedad ingresó al país hace 15 meses, según el Ministerio de Salud.

En tanto, el independiente Observatorio Ciudadano Covid-19, una red de médicos y voluntarios que da seguimiento a la pandemia, reporta 3,341 fallecimientos por neumonía y otros síntomas relacionados con el nuevo coronavirus, así como 17,302 casos sospechosos, datos que no son reconocido por las autoridades.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

El Ejecutivo es criticado desde diversos sectores por promover eventos masivos y aglomeraciones a contracorriente de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), y por no haber suspendido las clases presenciales en medio de la pandemia y apenas establecer restricciones.

El presidente del país, Daniel Ortega, se declaró en contra de la campaña “Quédate en casa” porque, a su juicio, destruiría la economía local, que se ha contraído desde 2018 y que es mayoritariamente informal.