El Colegio de Médicos de Costa Rica se encuentra en negociaciones con las autoridades gubernamentales de Estados Unidos para concretar la donación de un millón y medio de vacunas Johnson & Johnson. De concretarse el acuerdo, éstas llegarían a territorio tico la próxima semana.

El Dr. Mauricio Guardia Gutiérrez, presidente del Colegio de Médicos, manifestó que el gobierno estadounidense ha dado el visto bueno a la donación. Además, reconocen que la institución es un “ente responsable” a nivel nacional, por lo cual están seguros de hacerlo responsable en la administración de estas dosis.

No obstante, el acuerdo solo podrá concluirse si se cuenta con el aval de las autoridades sanitarias y los oficios necesarios para acelerar el proceso, indicó la revista Summa.

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

Para el cuerpo médico costarricense el antídoto de J&J representa una excelente opción:

“La vacuna Johnson & Johnson se adapta muy bien a nuestro medio. Se trata de una vacuna vectorial que no tiene que preservarse a -70 grados, sino que se mantiene entre 2 y 6 grados. Además, solamente se aplica una dosis por persona, por lo que, el número que estamos manejando, se concretaría en una vacunación masiva”, explicó el Dr. Elliott Jiménez, miembro de la junta de gobierno del colegio.

Una vez que las vacunas arriben a Costa Rica, el Colegio de Médicos pretende realizar un plan de vacunación móvil impulsado por distintas empresas del sector privado.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

Lo anterior consiste en darle utilidad a las instalaciones de los centros comerciales, especialmente a los estacionamientos, mismos que le permitirían a las personas obtener una dosis anticovid sin necesidad de bajarse del auto.

Por esto, la industria ya se manifestó a favor de la iniciativa, pues el Dr. Gutiérrez comunicó que ya iniciaron las conversaciones con el sector para gestionar la logística de vacunación.

“De lograr traerlas y ejecutar este plan con el gran esfuerzo de muchas empresas del sector privado que han puesto a disposición sus recursos y fortalezas, podríamos contribuir a bajar el impacto de la ola, darle un respiro a los sistemas de cuidados intensivos y los hospitales en general y por supuesto reactivar la economía“, concluyó.