Andrew Bailey, gobernador del Banco de Inglaterra, indicó que el bitcoin no debería utilizarse como un método de pago debido a su volatilidad.

“Su valor fluctúa sustancialmente”, detalló en una conferencia virtual, donde también agregó que por esa razón ” no son un buen medio para realizar pagos”.

Estas declaraciones llegan una semana después de que El Salvador se convirtiera en el primer país del mundo en adoptar al bitcoin como una moneda de curso legal.

Bailey explicó: “dada la volatilidad del valor activo y el hecho de que no existe un activo real que lo sustente, me temo que si quieres comprarlo, por favor, entiende que puedes perder. Puedes perder todo tu dinero”.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

El valor de las criptomonedas subió el lunes pasado a 40,000 dólares gracias a una publicación en Twitter del dueño de Tesla, Elon Musk. El empresario aseguró que las contemplaría como una forma de pago solo si los mineros logran producirla con la mitad de su energía.

No obstante, meses atrás el multimillonario provocó su declive después de que éste rechazara una vez más su uso.

“Vamos a contactar con los usuarios y el sector tecnológico para entender el potencial de estas cosas”, afirmó Bailey. “Hay una gran cantidad de trabajo en marcha dentro del Banco de Inglaterra para entender sus implicaciones en la banca central”.

En otras ocasiones el funcionario también se ha mostrado escéptico frente al bitcoin, pues en mayo dijo ante la prensa que éstas no tenían un “valor intrínseco” y que solo las personas preparadas para perder todo su dinero podrían invertir en ellas.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

“Me temo que para mi, divida y cripto son dos palabras que no van juntas”, expresó.

Por su parte, la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, se refirió a las divisas digitales como “un activo altamente especulativo que ha producido algunos negocios turbios… Y actividad de blanqueo de dinero totalmente reprobable”.

Pese a los comentarios de Bailey, el Banco de Inglaterra está evaluando la alternativa de lanzar su propia moneda digital.