Reuters.- Científicos estadounidenses ampliarán un estudio financiado por el gobierno que busca responder directamente a la pregunta de si las vacunas contra el COVID-19 de Moderna Inc. frenan la propagación del SARS-CoV-2.

El estudio, respaldado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH), se lanzó en marzo para determinar si la vacuna de Moderna puede prevenir la infección por coronavirus, limitar la cantidad de virus presente en la nariz y reducir la transmisión de las personas vacunadas a sus contactos cercanos.

Originalmente, fue diseñado para ser probado entre estudiantes universitarios, pero ahora se ampliará a adultos de 18 a 29 años, incluidos aquellos que eligen no recibir una vacuna, indicó el martes Prevention Network, que supervisa los ensayos de la vacuna COVID-19 en Estados Unidos.

“Si nuestro estudio demuestra que una vacuna COVID-19 funciona para prevenir la infección y la transmisión del virus, muchas más personas pueden decidir vacunarse, lo que tiene enormes implicaciones para la salud pública”, dijo el doctor Larry Corey, experto en vacunas de Fred Hutchinson Cancer Center en Seattle e investigador principal de las operaciones de la red.

Le puede interesar: Moderna solicita autorización de emergencia a EU para vacunar adolescentes

En total, el ensayo inscribirá a unos 18,000 adultos jóvenes.

Aproximadamente 6,000 participantes serán vacunados en el momento de la inscripción, mientras que otros 6,000 recibirán la vacuna cuatro meses después. Los restantes 6,000 adultos jóvenes serán los que opten por no vacunarse.

Más de 40 sitios, incluidas universidades, centros de atención médica y organizaciones comunitarias en Estados Unidos participarán en el estudio ampliado. 

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook