Por Taisha Landeros e Israel Pantaleón
La pandemia hizo estragos en la economía mundial y ningún país quedó exento de la crisis. Dentro de las múltiples soluciones existentes para reactivarla se encuentra la inversión, un ingrediente que Honduras comenzó a implementar con éxito, pues el Banco Central del territorio destacó que, durante el primer trimestre de 2021, la inversión extranjera directa (IED) aumentó un 75.9% comparado con el mismo periodo del año anterior, porcentaje que se tradujo en 323.5 millones de dólares (mdd).

Los inversionistas ven en costas hondureñas un lugar fructífero para crecer, pero ¿cómo emergió dicho interés? Jacqueline Foglia Sandoval, secretaria ejecutiva del Consejo Nacional de Inversiones de Honduras (CNI) indicó que actualmente se están buscando oportunidades de inversión alrededor de dos elementos principales: el factor de recuperación tras las tormentas tropicales Eta y Iota que azotaron al territorio en noviembre de 2020, y las obras de infraestructura logística como el Aeropuerto Internacional de Palmerola (AIP) y el Canal Seco.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

En el primer caso, explicó que existen inversiones alrededor de proyectos que buscan la reconstrucción del país, así como el manejo de aguas, la contención de represas y bordos (especialmente en la parte baja del Valle de Sula), y el tratamiento de aguas residuales. Respecto al AIP y el Canal Seco, se desea cubrir la parte de servicios y conectar a la región con Suramérica, Europa y Medio Oriente.

Este aeropuerto ya se ganó el reconocimiento internacional como uno de los más modernos de Centroamérica, valor que se reflejó en los 160 mdd que se destinaron a su construcción. Con 470 cámaras de seguridad, un sistema de apertura y cierre electrónico y una subestación de energía, la obra ambiciona competir con el resto del mundo a finales de 2021 y recibir a 1.7 millones de pasajeros al año, informó el director de la División de Aeropuertos del grupo Emco.

Entre otros proyectos, se tiene planeada la edificación de un muelle de cruceros en la costa caribeña de Omoa, el cual “se hizo bajo un mecanismo fast track para darle permiso de operación de manera expedita a una compañía que cumpliera los requisitos sorteados por la ley”, detalló Sandoval. Se prevé que inicie operaciones en 2023 y permita aumentar la actividad comercial de la región.

El siguiente paso: atraer más inversión

Los objetivos concretados en los últimos meses son prueba de un impulso económico que se reflejará con mayor ímpetu en el futuro. Sin embargo, no es momento para detenerse. El CNI vela por atraer mayor inversión privada nacional y extranjera, y así propiciar un verdadero cambio. Su enfoque es continuar con la transformación digital para facilitar los servicios de información en línea con el fin de ganarse la confianza de los inversionistas.

“En el caso de la IED, nosotros competimos con nuestros pares centroamericanos y del Caribe, pero también a nivel mundial. Por lo tanto, lo que tenemos que hacer es competir en el área informativa”, destaca Foglia. Las acciones se dirigen a la traducción de dicho contenido al idioma inglés y a la creación de una guía digital de inversión que auxiliará a los interesados en aspectos como el estamento legal.

La meta es motivar que los empresarios vean a Honduras como un lugar apto para la inversión. El consejo también trabaja en conjunto con la Secretaría de Relaciones Exteriores y la Secretaría de Desarrollo Económico del país con el fin de producir seminarios, presentaciones y material de todo tipo que auxilie al cuerpo diplomático radicado en el exterior.  

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

La ejecutiva especificó que hace unos días se concluyó la serie “Conectando a Honduras con el mundo”, un seminario de IED dirigido a los embajadores de la nación. “A raíz de eso ya hemos recibido algunas solicitudes (..) Por ejemplo, dimos un seminario con un Instituto que vela por las compañías informáticas de Taiwán y nos reunimos con nuestros representantes en Uruguay y Argentina, quienes están generando actividades de intercambio comercial virtual en dichos países”.

Política y pandemia, desafíos por superar

Uno de los mayores desafíos de la nación es sortear el rezago económico que golpeó a Latinoamérica en las últimas décadas, el precio elevado de las materias primas, el acaparamiento del mercado liderado por Asia, y el enfoque de los gobiernos por cosechar inversiones dentro de sus territorios.

Aunado a todo lo anterior, el sector energético de la nación centroamericana ha constituido uno de los problemas más difíciles de resolver. Recientemente se trabaja por rediseñar una política energética que vire hacia el futuro y mejore los niveles de calidad, puesto que, sin una potencia firme y consistente, difícilmente el exterior deseará echar raíces en Honduras.

Por su parte, será fundamental lo que ocurra en los próximos meses respecto a la recuperación post-pandemia y el clima político. “El año pasado sufrimos una gran ralentización de la economía porque se dejó de circular, lo que hizo que disminuyera la demanda interna. Y en un par de meses vendrá una elección de presidente, diputados y alcaldes; esos cambios crean un copal de espera hacia los inversionistas potenciales”, señaló Sandoval.

Honduras se ha sumido en una crisis política, económica y social de la que pretende desligarse en las elecciones del 28 de noviembre, las cuales estarán reglamentadas por medio de una nueva Ley Electoral que ha generado desconfianza entre la población hondureña. Con la participación de 14 partidos, se aguarda porque un nuevo candidato suceda al presidente Juan Orlando Hernández, quien gobierna a la nación desde 2014.

Se cree que, con ese cambio, la situación de la nación evolucione y pueda recuperarse a su vez de los efectos del COVID-19, mismo que develó la pobreza y desigualdad que vive la sociedad de ese territorio, pues en agosto de 2020, el 45% de los hogares reportó pérdida de ingresos, y de acuerdo con el Banco Mundial, la economía se contrajo un 8%.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica

Pese al contexto señalado, la directora del CNI reconoce que “Honduras es un país excelente”, eso debido a las ventajas de ubicarse en una zona geográfica cercana a un fuerte mercado de consumo como lo es México, Estados Unidos y Canadá. Esto permite una demanda de producto externa considerable, al tiempo en que se cuenta con una logística de transporte efectiva y productos únicos como el café, cacao, frutas y legumbre exóticas.

Además, “tenemos una franja costera impresionante, como lo es nuestra costa Caribe y la bahía natural de Puerto Castillo, de la cual apenas se utiliza el 12% o 20% de su capacidad”, atributos que pueden potenciar el comercio si más empresas comienzan a posicionarse en la región.

La nación caribeña aspira porque su transformación, así como las cualidades con las que fue forjada desde el inicio, cautiven a los inversionistas del extranjero para constituir en ella nuevas oportunidades de crecimiento.