DW.- Los políticos esperan ahora convencer a los directivos de que la flexibilidad de horarios, el  trabajo a distancia,  la creciente interconexión y otros muchos avances pueden ser beneficiosos si se mantienen incluso después de la salida de la crisis sanitaria.

En el esbozo de su campaña, el Gobierno de Japón afirma que con una semana laboral de cuatro días las empresas podrán retener a personal capaz y con experiencia que, de otro modo, tendría que irse si quiere formar una familia o cuidar de parientes mayores. También alentará a más personas a obtener cualificaciones educativas adicionales, e incluso a realizar trabajos secundarios además de su  empleo habitual, añadió. También importante: las autoridades esperan que un día libre más a la semana anime a la gente a salir y gastar, impulsando así la economía.

Tiempo para casarse y tener hijos

También se prevé que los jóvenes tengan más tiempo para conocerse, casarse y tener hijos, lo que contribuirá a resolver el problema de la baja la natalidad y el envejecimiento de la población.

“El gobierno tiene mucho interés en que este cambio de actitud se arraigue en las empresas japonesas”, dijo a DW Martin Schulz, economista jefe de políticas de la Unidad de Inteligencia de Mercado Global de Fujitsu Ltd.

Leer: Japón permitirá hasta 10,000 espectadores en estadios de Juegos Tokio 2020

Las últimas administraciones japonesas han buscado acelerar la economía nacional, pero la política fiscal y el banco central tienen limitadas herramientas. Eso hace que las reformas de los estilos de vida y de trabajo de millones de japoneses sean su próximo enfoque, dijo.

“Durante la pandemia, las empresas han cambiado su forma de trabajar, y están viendo un aumento gradual de la productividad”, dijo Schulz. “Las empresas están haciendo que sus empleados trabajen desde casa o a distancia, en oficinas satélite o en las instalaciones de sus clientes, lo que puede resultar mucho más cómodo y productivo”.

Escasez de mano de obra

Fujitsu ha aprovechado la oportunidad, señaló Schulz, ya que la empresa ha reducido el espacio de las oficinas de su sede en Tokio en un 50%, a medida que se desplaza hacia el trabajo a distancia. Sin embargo, los planes del gobierno tienen sus inconvenientes, ya que Japón está sufriendo una escasez de mano de obra provocada por la disminución de jóvenes que se incorporan al mercado laboral.

Asimismo, existe la preocupación de que los directivos se muestren reacios a eliminar algunas de las actitudes empresariales. Los empleados, por su parte, encuentran atractiva la idea de una semana laboral más corta, pero les preocupa la reducción de los salarios y las acusaciones de que no están totalmente comprometidos con su empresa.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Uno de los mayores problemas de los jóvenes hoy en día son las horas extras no pagadas, conocidas como “horas extras de servicio”. La empresa a la que se incorporará Shigeno, un joven consultado por DW, le ha prometido que nunca tendrá que hacer más de 15 horas extra al mes. Algunas empresas exigen unas 60 horas extras al mes.

Muerte por exceso de trabajo

En Japón hay sjóvenes empleados que se enferman debido a las excesivas horas extras, o que se quitan la vida a causa del estrés. Conocido como “karoshi”, o muerte por exceso de trabajo, las investigaciones suelen determinar que los trabajadores colapsan tras realizar más de 100 horas extras de servicio durante meses.

Schulz, economista jefe de políticas de la Unidad de Inteligencia de Mercado Global de Fujitsu Ltd, agrega que “los empleados han demostrado que no necesitan estar en una oficina cinco días a la semana y hasta altas horas de la noche para seguir siendo productivos”. 

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

DW Logo
DW Logo