EFE.- La “reducción del daño” se ha convertido en uno de los objetivos del sector industrial de la región para aminorar el impacto negativo de sus productos en la salud, informó este lunes la Federación de Cámaras de Industria de Centroamérica y la República Dominicana (Fecaica).

Al igual que en décadas pasadas surgieron los arneses para evitar muertes en accidentes de tráfico, en la actualidad los industriales buscan reducir los daños de sus productos a través del desarrollo de nuevas tecnologías, según la organización regional.

El objetivo es “ofrecer al consumidor productos o hábitos que generen menos daño en comparación con los productos o hábitos convencionales. Son alternativas para que los consumidores o las personas en general puedan decidir un cambio”, dijo a Efe la directora ejecutiva de Fecaica, Paola Quezada.

El organismo, que representa a más de 7,200 empresas de la región, tomó como ejemplo la sede guatemalteca de la trasnacional estadounidense Philip Morris International (PMI), que con sus IQOS, una tecnología que sustituye al cigarrillo convencional, ha logrado “transformar la vida de más de 13,000 fumadores adultos”.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

“Gracias a la investigación y el desarrollo tecnológico actual, con la intervención se puede disminuir ese riesgo, y así las personas tendrán un menor impacto, tanto en su salud, como también un impacto positivo en la salud pública“, destacó la dirigente industrial.

Quezada afirmó que “diferentes industrias han realizado inversiones en ciencia y tecnología, con evidencia que los productos alternativos son de menor daño en comparación con los convencionales”, para que los consumidores “decidan hacer el cambio a productos de menor daño y puedan transformar sus vidas y, por ende, las de sus familias”.

Afirmó, además, que se han desarrollado productos menos dañinos que benefician a los consumidores con adicciones.

“Esto también responde a la demanda de los consumidores por la necesidad de contar con nuevas o mejores alternativas que representen menor daño para su salud, ahora los consumidores están más informados y se preocupan por mejorar su estilo de vida también”, sostuvo.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

Quezada subrayó que la tecnología diseñada para la “reducción del daño” también ayuda sacar del juego a los “oferentes ilegales que brindan precios muy bajos, sin ningún tipo de medida de protección”.

La visión de los industriales es que los consumidores cambien sus hábitos hacia “productos de menor daño, que representan un beneficio para ellos”, puntualizó.