EFE.- El enviado especial de EU para el Triángulo Norte, Ricardo Zúñiga, dijo este martes que Honduras puede “hacer más” para combatir la corrupción y expresó “la decepción” de Washington por la salida de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción (Maccih) de su país.

“En un futuro cercano, Honduras puede hacer más para combatir la corrupción, hay un nuevo Código Penal que reduce las penas para los delitos de corrupción; esto hace muy difícil que los inversionistas, los que están estimulando la inversión, tomen en serio las afirmaciones en el sentido de que Honduras es un destino seguro para su dinero”, subrayó Zúñiga.

En su participación por videoconferencia en el Encuentro Nacional Empresarial (ENAE) 2021, organizado por el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Zúñiga indicó que Honduras enfrenta “retos importantes y duros” frente a la pandemia de covid-19 y la “lenta recuperación” por los daños que causaron los huracanes Eta e Iota, en noviembre pasado.

La nación centroamericana, además, sufre “problemas estructurales como procesos de contratación opacos y respuestas débiles hacia actos de corrupción”, afirmó.

“Es por esto que la Administración (de Joe) Biden ha insistido en fortalecer la gobernanza en Centroamérica porque la falta de transparencia y la tolerancia a la impunidad matan las oportunidades en cualquier país”, enfatizó Zúñiga.

Leer también: Honduras: Sector privado entrega propuesta a candidatos presidenciales

La corrupción le cuesta a Honduras el 12% del PIB, es decir 3,000 millones de dólares en 2020, lo que se convierte en una “pérdida dolorosa”, subrayó Zúñiga, quien lamentó que este flagelo “desvía fondos públicos e impone una carga pesada sobre cómo hacer negocios sosteniendo el crecimiento económico y la estabilidad”.

Dijo que para nadie es un secreto “la decepción” que representó para Estados Unidos que Honduras no haya renovado la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad (MACCIH), que dependía de la Organización de Estados Americanos (OEA).

APOYO INTERNACIONAL

Zúñiga destacó la necesidad de “trabajar con el pueblo de Honduras y con otros (países) en América Central para generar esperanza y oportunidades” para frenar la migración irregular hacia Estados Unidos.

La Administración Biden está “comprometida con el bienestar del pueblo de Honduras, somos vecinos cercanos, unidos por lazos familiares y económicos, y aspiraciones compartidas, indudablemente lo que sucede en Honduras, afecta lo que sucede en Estados Unidos”, agregó.

Zúñiga, de origen hondureño, afirmó que para EU es de “interés nacional” que el pueblo de Honduras “goce de paz, prosperidad y democracia”, y dijo ser consciente de “las dificultades” que muchas personas han sufrido en el país centroamericano debido a la pandemia y los huracanes Eta e Iota.

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook

“Me siento muy orgullo de mi conexión con Honduras, (pero) me siento entristecido por la terrible experiencia que ha llevado a muchos a dejar sus hogares”, enfatizó el enviado especial de Estados Unidos, quien resaltó que los primeros esfuerzos del Gobierno estadounidense para frenar la migración están enfocados en aumentar la asistencia humanitaria a las personas afectadas por los fenómenos naturales y el coronavirus.

Superar la pandemia de COVID-19, que deja en Honduras cerca de 7,000 fallecidos y más de 260,000 contagios, es un problema que requiere “colaboración internacional”, señaló Zúñiga, quien indicó que ese apoyo “cercano” es una “realidad mientras trabajamos para promover las condiciones necesarias para un crecimiento económico de base amplia” en Centroamérica.

El diplomático señaló que el Gobierno de Estados Unidos está comprometido a proporcionar 4,000 millones de dólares en los próximos cuatro años para atacar las causas de la migración irregular en Centroamérica.