Reuters.- La falla de un refrigerador en Estonia destruyó más de 68,000 dosis de la vacuna de AstraZeneca contra el COVID-19 la semana pasada, después de que la temperatura subió a 15 grados Celsius, dijo el martes el consejo de salud del país.

El sistema de alarma no reportó la falla, que se extendió por más de 12 horas y solo fue detectada después de que un empleado ingresó a la sala fría.

La vacuna de AstraZeneca contra el COVID-19 debe mantenerse entre 2 y 8 grados Celsius. Al menos 32,000 dosis de otras vacunas también fueron destruidas.

“Estos casos son inaceptables”, dijo Kati Kusmin, directora de la empresa estatal de gestión de bienes raíces de Estonia que investigó el incidente.

Sigue la información sobre la economía y el mundo de los negocios en Forbes Centroamérica

Las vacunas destruidas estaban destinadas a donaciones fuera de Estonia, por lo que el programa de vacunación del país no se verá afectado, informó la radio pública de Estonia.

El primer ministro de Ucrania, Denys Shmyhal, dijo el 17 de junio que Estonia enviaría 200,000 dosis de vacunas contra el COVID-19 a su país.

Hasta el martes, Estonia había administrado al menos una dosis de las vacunas COVID-19 a un 50.4% de su población adulta, por debajo del promedio europeo del 58.7%. 

Le invitamos a seguir nuestra página de Facebook