Los sistemas alimentarios de los pueblos indígenas en el mundo padecen “crecientes amenazas”. Además “corren grandes riesgos debido al cambio climático y a la expansión de diversas actividades industriales y comerciales”.

Por lo anterior, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señala que es “urgente” que los gobiernos y la comunidad internacional establezcan y hagan cumplir políticas interculturales. Esto, con el fin de respaldar los esfuerzos de los pueblos indígenas por proteger sus sistemas alimentarios.

La FAO publicó recientemente el estudio Sistemas alimentarios de los pueblos indígenas: perspectivas relativas a la sostenibilidad y la resiliencia desde la primera línea del cambio climático. Ahí, analiza los sistemas alimentarios de diversas comunidades indígenas en el mundo, entre ellas  el de los maya Ch’orti’, de Guatemala.

La investigación destaca que estos sistemas “generan cientos de productos alimenticios derivados del medio ambiente, sin agotar los recursos naturales”. Además, “logran altos niveles de autosuficiencia”. Por eso, la FAO subraya la importancia de conservarlos.  

Le invitamos a leer: A la FAO le preocupa la alimentación de 3.7 millones de guatemaltecos

Sistemas alimentarios indígenas en Guatemala

En el caso de Guatemala, se destaca su sistema agroforestal  y la milpa mixta que combina  maíz, frijol y calabaza. Ese  sistema de cultivo es emblemática en Mesoamérica. También se refiere la cría de ganado, la apicultura y la acuicultura.

La FAO cuenta al menos 143 especies cultivadas en la dieta de los maya Ch’orti’. Además de 14 especies destinadas a la construcción, el forraje,  colorantes,  venenos o remedios medicinales.

“A pesar de haber sobrevivido durante siglos, es probable que los sistemas agroalimentarios de los pueblos indígenas desaparezcan en los próximos años debido a una serie de factores que amenazan su futuro”, alerta Juan Lucas Restrepo, Director General de la Alianza de Bioversity International.

En el caso específico de Guatemala, la caótica historia política de esa nación en el siglo XX y sus episodios de violencia, a menudo dirigidos contra los pueblos indígenas, se tradujeron en un acceso limitado a la tierra, menciona la FAO. No menos importante, considera que es la degradación de los recursos naturales en perjuicio del sistema alimentario de los mayas Ch’orti’.

El organismo también refiere otros factores en perjuicio de los sistemas alimentarios de los pueblos indígenas radicados en el departamento de Chiquimula. Menciona el aumento de la producción industrial y las exportaciones  que han disminuido las oportunidades de ingresos para los pueblos indígenas.  

“El reemplazo de artesanías por productos manufacturas y el abandono de tintes naturales por industriales han privado a la comunidad de sus fuentes habituales de ingresos, reduciendo su poder adquisitivo”, cita el documento.

La FAO reitera que el reconocimiento y respeto de los derechos de los pueblos indígenas son fundamentales. Destaca que temas particulares como el acceso a la tierra y sus recursos, son vitales para “garantizar los medios de vida de los pueblos indígenas”.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter: @Forbes_CA