EFE.- El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, llamó hoy a incrementar la cooperación con América Latina, Asia y África para compensar los daños causados a la economía bielorrusa por las sanciones de la Unión Europea (UE).

“Son economías que crecen dinámicamente, mercados con capacidad de pago, son una competencia real a las actuales superpotencias y no nos reclaman nada ni nos enseñan cómo vivir. Es necesario avanzar de un modo más activo hacia donde nos esperan y están listos a dialogar respetuosamente”, afirmó, citado por la Presidencia bielorrusa.

Además de las posibilidades de incrementar el comercio con Rusia, aliada estratégica de Bielorrusia, el mandatario defendió el comercio con países como China, Vietnam, la India y Pakistán, a los que sumó los países de África, América Latina, el Golfo Pérsico y Oriente Medio.

La UE impuso sanciones económicas a Bielorrusia en junio pasado ante la escalada de las violaciones de los derechos humanos y de la represión violenta de la sociedad civil, la oposición democrática y la prensa.

Le puede interesar: América Latina avanza en el despliegue de las energías renovables

Las sanciones, que responden también al aterrizaje forzado en Minsk el mes pasado de un avión de Ryanair para detener al periodista Román Protasevich y su acompañante, incluyen la restricción del comercio de productos del petróleo y potasa, entre otras medidas restrictivas.

Lukashenko llamó al Ministerio de Exteriores a recurrir las sanciones ante las organizaciones e instancias jurídicas internacionales y preparar un paquete de contrasanciones.

“El Ministerio de Exteriores debe reaccionar de un modo más activo a cualquier expresión inamistosa en contra de Bielorrusia”, instó.

Entre las medidas que propuso el mandatario está la limitación para Alemania y otros países al tránsito de mercancías de las compañías críticas con Minsk a través de Bielorrusia hacia Rusia y China, e inspecciones a las empresas occidentales que trabajan en el país.

“Aquellas que son responsables, que nos comprenden, sean bienvenidas, cooperaremos con ustedes. Pero si alguna de ustedes no entiende y emprendió la lucha contra el Estado bielorruso, ya saben cuál será nuestra actitud”, alertó.

Le invitamos a seguirnos en la cuenta de Twitter

En la misma línea, Lukashenko volvió a amenazar a la UE con no frenar el flujo de inmigración ilegal que ha comenzado a permitir desde hace algunas semanas especialmente hacia Lituania en respuesta a las sanciones comunitarias.

Advirtió que “si alguien piensa que ahora cerraremos la frontera con Polonia, Lituania, Letonia y Ucrania y nos convertiremos en un pozo ciego de refugiados de Afganistán, Irán, Irak, Libia, Siria, Túnez, está equivocado”.

“Jamás retendremos a nadie, ellos no vienen a quedarse aquí. van en dirección del euro ‘iluminado, cálido y acogedor'”, ironizó.

El 1 de julio la guardia fronteriza lituana detuvo a 150 migrantes ilegales de terceros países provenientes de Bielorrusia, el doble de los detenidos en todo 2020.

Lituania declaró el viernes pasado el estado de emergencia por las llegadas de los inmigrantes ilegales desde Bielorrusia y ha pedido ayuda a Frontex, la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas.

Descarga gratis la edición impresa de Forbes Centroamérica